A lo largo de su carrera profesional, Luis Petrovich, natural de Ponce, trabajó con las marcas Shell y Gulf y fue también propietario de varias estaciones de gasolina. (GFR Media)

Luis Petrovich Clavell, reconocido ejecutivo de la industria de la gasolina y quien desde el 2011 estuvo a cargo del desarrollo de la marca Gulf en Puerto Rico, falleció el lunes, víctima de cáncer, día en que cumplía 61 años.

A lo largo de su carrera profesional, Petrovich, natural de Ponce, trabajó con las marcas Shell y Gulf y fue también propietario de varias estaciones de gasolina.

Tan reciente como en mayo de este año, y tras haber recibido tratamiento de quimioterapia, presentó su tesis, logrando completar su grado doctoral en Administración de Empresas de la Pontificia Universidad Católica en Ponce. Su tesis fue sobre el impacto de las estaciones independientes en la dinámica de precios en el mercado de gasolina en Puerto Rico.

“Es una gran pérdida para Best y para la industria. Luis fue un tremendo profesional y mejor persona”, expresó el empresario Antonio de Jesús, fundador de Best Petroleum, compañía dueña de los derechos de la marca Gulf para Puerto Rico. Comentó que cuando adquirió a Gulf, uno de los primeros que reclutó fue a Petrovich.

“Cuando cogí la marca, lo llamé y le dije ‘te necesito, vente a trabajar conmigo en el desarrollo de la marca’. Se mantuvo conmigo hasta ahora, por casi nueve años”, agregó De Jesús.

Darío Amadeo, gerente general de Sol Puerto Rico, empresa que tiene los derechos de Shell, recordó que fue Petrovich quien le dio la primera oportunidad de empleo en la industria en el año 1991.

“A Luis le debo mucho, me dio la oportunidad y empecé como representante de venta retail en el área oeste. Confío en mí, hicimos buena amistad, compartimos mucho en lo personal, y en lo profesional me ayudó mucho”, dijo Amadeo sobre su amigo, quien más tarde fue su jefe directo.

“Si había alguien que sabía de la industria de la gasolina ese era Luis Petrovich. Siempre fue una persona muy aplicada y la industria lo utilizaba mucho como consultor”, manifestó Amadeo sobre su exjefe y amigo, y destacó también sus habilidades como golfista.

Héctor Gierbolini, otro detallista que ahora está con la marca Clark, lamentó su deceso, y mencionó que era una de las personas con más conocimiento sobre el sector de la gasolina. “Fue un excelente trabajador y gran conocedor de esta industria y, además un profesional muy aplicado, al punto que aun estando enfermo, logró terminar su grado doctoral”.

Por su parte, Luis Sepúlveda, expresidente de la Asociación de Detallistas de Gasolina (ADG), lo describió como “una persona íntegra y cumplidora, fiel a sus principios y le prestaba atención a los detallistas”.

De hecho, Petrovich estuvo presente, aunque por poco tiempo, en la reciente convención de la ADG.

Mientras, su esposa Lynnette Teissonniere, dijo que “Quiquito”, como le llamaban sus allegados, luchó contra la enfermedad hasta el final con mucha valentía.

“Fue un esposo y padre ejemplar y seguirá vivo eternamente en nuestros corazones. Amaba su trabajo, la industria de la gasolina fue siempre su pasión y sé que su opinión siempre fue muy respetada porque lo hacía con mucha humildad, característica que lo distinguió siempre. Con mucha valentía batalló su enfermedad hasta el final, aprovechando de cada momento junto a su familia”.

Este sábado, 21 de diciembre al mediodía habrá una misa en la capilla Nuestra Señora del Pilar del Colegio Ponceño en la carretera número 14 en Ponce.


💬Ver 0 comentarios