(semisquare-x3)
Al día de hoy, 23 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas, según cifras oficiales. (GFR Media)

Varias organizaciones que trabajan a favor de los derechos de las mujeres se reunieron ayer con personal de la Policía para discutir el alza en los incidentes de violencia de género, así como el desempeño de la Uniformada.

El encuentro, convocado por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), sirvió también para discutir el estado crítico en el que se encuentra la Uniformada. “En lo que va del año, el 13% de las mujeres que han muerto a causa de la violencia machista fueron asesinadas por agentes de la Uniformada”, señaló Shariana Ferrer, de la Colectiva Feminista en Construcción.

Al día de hoy, 23 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas, según cifras oficiales.

En la reunión, participaron también los colectivos Taller Salud, Matria, Coordinadora Paz para la Mujer y la Clínica de Asistencia Legal de la Universidad de Puerto Rico (UPR). Por parte de la Policía, acudió la directora de la Oficina de la Reforma del Negociado de la Policía, la coronela Clementina Vega Rosario, y el psicólogo que trabaja con los agentes.

“El propósito fue un poco retomar el tema de la urgencia que hay en el país con el asunto de la violencia de género y el rol de la Policía de atender estos casos”, señaló la licenciada Nora Vargas, de la Clínica de Asistencia Legal de la UPR.

Aunque, según Vargas, la Uniformada reconoció la urgencia de atender el problema, la abogada dijo que quedaron pendientes algunos requerimientos de información y una próxima reunión.

Se discutió la necesidad de tener estadísticas más actualizadas, así como de reforzar los entrenamientos dirigidos al área de prevención. “Se comprometieron a proveer unas estadísticas más actualizadas sobre el número de querellas contra la Policía por violencia de género”, sostuvo.

“Hay desconfianza en el sistema, no solo de parte de las mujeres que son víctimas de violencia, sino que no se atienden los reclamos y las llamadas que reciben”, añadió Vargas.

Ferrer, por su parte, indicó que en la reunión se presentaron estadísticas que apuntaban que el 76% de los agentes policíacos ha recibido 16 horas de entrenamiento sobre violencia machista. De ese período, ocho horas están dirigidas a aspectos legales y las restantes están dirigidas al área psicosocial.

Ferrer dijo que requirieron ver el material que se discute en esos adiestramientos. “Más allá de decirnos que los agentes están adiestrados, queremos ver los cambios en actitudes y en la manera de trabajar la violencia de género. Nos parecíaimportante que, más allá de atender la violencia de género en la comunidad, es también cómo reconocerlo en el espacio laboral”, sostuvo Ferrer, al recordar el caso de la teniente Aida Irizarry Díaz, apuñalada por su pareja Héctor Rosado.

Fuera del tema de la violencia machista, Ferrer dijo que trajeron a la atención de la Uniformada los casos de acoso y hostigamiento sexual por parte de los agentes del orden público y el “mal manejo” de los incidentes en que las víctimas son transgénero o trabajadoras sexuales.

“En muchas ocasiones, están en un grado de vulnerabilidad mucho mayor y, cuando van a hacer la denuncia ante la Policía, son revictimizadas”, puntualizó Ferrer.


💬Ver 0 comentarios