La escuela sufrió extensos daños  a causa del huracán María, por lo cual desde octubre los alumnos han asistido a clases en la escuela superior José Gautier Benítez. (Archivo / GFR Media) (horizontal-x3)
La escuela sufrió extensos daños a causa del huracán María, por lo cual desde octubre los alumnos han asistido a clases en la escuela superior José Gautier Benítez. (Archivo / GFR Media)

Los estudiantes de la Escuela Vocacional República de Costa Rica, en Caguas, cambiaron hoy los pupitres y las libretas por los letreros y los reclamos de lucha, luego que en el primer día de clases del nuevo semestre escolar realizaran una manifestación para exigir al Departamento de Educación la reapertura de su plantel.

La escuela sufrió extensos daños  a causa del huracán María, por lo cual desde octubre los alumnos han asistido a clases en la escuela superior José Gautier Benítez, en el casco urbano de la Ciudad Criolla.

No obstante, ese plantel no cuenta con los materiales ni los espacios para que los estudiantes puedan continuar con sus talleres vocacionales, así que por los últimos meses solo han recibido clases tradicionales, denunció Víctor Cruz, padre de dos estudiantes de duodécimo grado.

“(La educación vocacional) se compone de talleres, tienen que cumplir con unas horas contacto para que puedan tener su diploma.  ¿Qué va a hacer el Departamento de Educación para que estos niños puedan recibir la educación que se merecen, que puedan lograr sus objetivos?”, cuestionó Cruz.

La población estudiantil de la República de Costa Rica y la José  Gautier Benítez comparten la estructura escolar en diferentes horarios. Los estudiantes de la Gautier Benítez toman clases solo en la mañana, mientras que los alumnos de la vocacional van en la tarde, una organización que se conoce como horario alterno (“interlocking”).

Cruz sostuvo que la escuela vocacional ya tiene agua y luz, por lo cua podría operar de 8:00 a.m. a 3:00 p.m. y las matrículas de las dos escuelas podrían tener días lectivos completos.

“Hay cuatro o cinco salones que tienen daños graves, que no se pueden usar. Se pueden  clausurar esas áreas y que se usen las que sí están bien. Los maestros pueden rotar a los salones que sí son habitables, si han estado en una escuela diferente este tiempo, no tendrán problema en compartir espacios en su propia escuela”, expresó Cruz.

La escuela vocacional de Caguas tenía el semestre pasado una matrícula de 780 estudiantes. Este diario llegó hasta el plantel el día después de paso de huracán María y documentó  las inundaciones en todos los salones, la destrucción de la cancha y cómo varias estructuras perdieron techos y ventanas.

Al momento, los informes de Departamento de Educación señalan que los estudiantes de la vocacional continuarán estudiando en la Gautier Benítez en horario alterno.

La directora de prensa y comunicaciones de Educación, Yolanda Rosaly, informó que la agencia está atenta a los reclamos de la comunidad escolar de este plantel cagüeño. La secretaria de Educación, Julia Keleher, se reunirá esta noche con un grupo de padres de la escuela para dialogar sobre la situación que enfrenta la República de Costa Rica, añadió Rosaly.

Las clases en el sistema público de enseñanza comenzaron hoy, después de un receso navideño de dos semanas. La secretaria de Educación informó que, preliminarmente, las escuelas públicas podrían recibir unos 23,000 estudiantes menos de los que tenía el semestre así. Asimismo, se estima que hay unas 600 plazas vacantes de maestros.


💬Ver 0 comentarios