Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Jesús “Bubu” Negrón y los niños de Puerta de Tierra celebran la gesta de crear una parada de guagua que tiene por techo un árbol de almendro y que se ajusta a las necesidades de la comunidad. (horizontal-x3)
Jesús “Bubu” Negrón y los niños de Puerta de Tierra celebran la gesta de crear una parada de guagua que tiene por techo un árbol de almendro y que se ajusta a las necesidades de la comunidad. (Tony Zayas)

Será bautizada simbólicamente como la “Parada del Almendro”. Sus gestores son la Brigada Puerta de Tierra (BPDT), el colectivo de arquitectas Construyendo sin Encargos y la Liga Nacional de Estudiantes de Arquitectura (LINEA) unidas en un objetivo: diseñar y construir una parada no oficial pero amigable en una zona común de Puerta de Tierra. 

“Tenemos el rótulo gubernamental, pero no hay un espacio donde guarecerse de las inclemencias del tiempo. Además, hay inseguridad vial a raíz del cambio de tránsito, eliminación de semáforos y poca planificación en el diseño y ubicación de las paradas de la guagua en lo que era la antigua vía del Tren”, expresó el artista y portavoz de BPDT, Jesús “Bubu” Negrón.

Quien transite en la ruta de la guagua de la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA) hacia San Juan observará, a la altura de la calle Matías Ledesma, un espacio sin techo conocido como Plaza Vivero Estación PDT. En las paredes sobresale su lema: “AQUl VIVE GENTE”, en voz de una comunidad que autogestiona su bienestar contrarrestando la invisibilización y el olvido. 

“Bubu” Negrón, residente del Falansterio, señaló uno que otro vehículo oficial del gobierno, los cuales transitan con apuros de “primer orden”. Da la impresión que el tinte en los cristales de las guaguas les impide ver a los residentes de la zona. Puerta de Tierra tiene mucha presencia gubernamental a cuatro ruedas y en vía franca. 

Además, esa parada (la del pasado, hoy reducida a rótulo) es un estorbo público pues fue invalidada al reclamo de Jesús Torres Pérez, propietario del Colmado Torres.

“Eso obstruía el paso de impedidos hacia el comercio y dificulta el movimiento en esa esquina. Mira esos tornillos. Los dejaron ahí y cualquiera se mata. Pongo ese letrero para que la gente no tropiece”, dijo Torres Pérez, quien es uno de los auspiciadores de las noches de Cine bajo el Almendro celebradas en Plaza Vivero Estación PDT.

Ese panorama fue el detonante para que la profesora de arquitectura en la Universidad Politécnica, Omayra Rivera junto a su colega de la Universidad del Turabo, Yasmín Crespo, de la Universidad del Turabo, e Irmaris Santiago, de la Liga de Arte de San Juan (Construyendo Sin Encargos) y LINEA, convocaran a todos los estudiantes de arquitectura de la Isla a participar del diseño y construcción de un espacio acogedor que haga menos agreste la espera de la guagua. El proceso se realizó con la participación de la comunidad. 

Según, Omayra Rivera, “la arquitectura no es para una élite”, mensaje de Construyendo Sin Encargos. 

La historia

El lugar, antiguo vertedero clandestino fue rescatado por la BPDT.

El espacio tiene por techo un árbol de almendro. Tiene ventanas gracias a José Luis Vélez Camacho, miembro de BPDT y del Consejo Comunitario de Seguridad de PDT. Además, él es responsable del huerto comunitario.

“Bubu” Negrón está feliz de la recién aparición de los propietarios originales del edificio de los cuales la BPDT obtuvo el visto bueno para continuar la gesta comunitaria. 

Otros que mostraron regocijo e interés en la actividad fueron los niños y jóvenes, fieles colaboradores, como: Dari y Daneuris Berroa Reyes, Andrés, Yahil Troche, Yariannnys Vives, Andrea Mojica y Marimar de 3 años de edad. Todos, son residentes del Residencial de Puerta de Tierra.


💬Ver 0 comentarios