Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La construcción de la obra inició a finales de la década de 1870 y se inauguró en el 1880. (Tony Zayas)

PONCE- Durante la pasada década, un grupo de ponceños se ha dado a la tarea de rescatar una de las piezas de mayor relevancia en el desarrollo social y económico de la Ciudad Señorial y que actualmente se encuentra en total abandono: el centenario acueducto Alfonso XII.

La impresionante estructura, nombrada en honor al monarca español bajo cuyo reinado se le concedió a Ponce el título de ciudad, fue la arteria principal a través de la cual se extrajo el agua del río Portugués para ser distribuida, por gravedad, a la ciudadanía por medio de un sistema de canales elaborados en ladrillos que llegaban hasta un enorme depósito localizado entre las calles León y Atocha final.

De acuerdo a Jorge Ortiz,  arquitecto conservacionista en la región Sur para el Instituto de Cultura  Puertorriqueña (ICP), la construcción de la obra inició a finales de la década de 1870 y se inauguró en el 1880, siete años antes que el de la ciudad capital, San Juan.

“Fue el primer sistema de acueducto que existió en Puerto Rico. Hasta entonces, prácticamente todo el suministro que se realizaba en la Isla era de forma bastante primitiva que consistía en recolectar el líquido en cisternas o había gente que iba al río a recoger agua para luego venderla a las personas en cacharros o botellas”, detalló Ortiz.

El valor histórico de la estructura fue reconocido por integrantes del sector Mayor Cantera de Ponce, donde ubica encima de la calle Acueducto, quienes impulsaron varias propuestas con miras a preservarla y desarrollarla como un potencial punto de interés turístico.

“Nuestro reclamo es que se declare monumento histórico. Esto tiene su historia y podemos sacarle provecho ya que tiene un gran potencial turístico y educativo, por lo que no solo nos podemos beneficiar en términos económicos sino que además aquí tenemos tres escuelas y podemos utilizar su legado para fomentar la educación”, expresó Jaime Santiago Batiz, líder comunitario.

De acuerdo al caudillo de 35 años, los esfuerzos de la comunidad comenzaron durante la administración del fenecido exalcalde de Ponce Rafael “Churumba” Cordero cuando se pidió que la edificación fuera parte de la ruta del trolley turístico que se implementó en aquel entonces de manera que sirviera de puente entre el casco urbano y el Parque Ceremonial Indígena de Tibes, pero la propuesta no fue aceptada.

El colectivo no se rindió y continuó impulsando la idea de preservar el acueducto pese a que el reclamo cayó por años en oídos sordos incluyendo, según Santiago Batiz, en la actual administración.

“Estamos abiertos a todo tipo de ayuda. Tocamos las puertas del municipio en múltiples ocasiones, pero no hemos tenido respuestas hasta el momento pero no nos rendimos. Esto hay que trabajarlo entre todos ya que es parte de la historia de Ponce y debemos preservarlo”, sentenció.

Monumento histórico en espera de reconocimiento Tras años de lucha, la paciencia y la perseverancia de la comunidad rindió frutos y su pedido fue acogido por el legislador Víctor Vasallo, quien presentó una medida en la Cámara de Representantes para declarar el acueducto Alfonso XII como un monumento histórico.

“Lo menos que podemos hacer es venir a escuchar a la comunidad y apoyarlos en aquellas iniciativas que pueden aportar a mejorar su  calidad de vida de la comunidad”, manifestó el representante a ELNUEVODIA.COM tras explicar que una vez firmada la medida se podrá realizar los estudios pertinentes para determinar cuánto dinero se tendrá que invertir para poder preservar el acueducto.

A preguntas de este medio, Vasallo indicó que podrían pasar varios entre que el Senado vea la medida y el Gobernador la firme y se pueda encaminar la evaluación inicial, aunque espera que esto ocurra antes de que concluya el 2015.

“Esto no se hace de un día para otro. El plan a largo plazo es hacer un tipo de ruta turística que una varios puntos históricos con otros espacios como lo es el mausoleo que honra a las víctimas de Mameyes y otros lugares del casco urbano, y poco a poco fomentar la actividad económica”, explicó el representante, quien resaltó la importancia de que sean los mismos miembros de la comunidad los que den la batalla por el acueducto Alfonso XII.

Apremia la restauración

Tras la presentación de la pieza legislativa, la pasada semana la legislatura llevó a cabo una vista ocular donde participó el ICPR y la oficina de “State Historic Preservation Officer” en la Isla donde varios expertos pudieron analizar el estado en el que se encuentra la estructura.

“Creo que está en un estado bastante bueno tomando en cuenta el abandono en el que ha estado. Se puede apreciar remoción de ladrillos en algunas de las columnas de la parte de funge como puente, lo que puede comprometer la estabilidad de la estructura, pero en términos generales se ve bien ya que no se le han caído ladrillos”, opinó el arquitecto conservacionista del ICPR.

El experto resaltó la necesidad de preservar la estructura ya que “es parte de la evolución histórica de Ponce y también habla sobre algunas instituciones y personajes importantes de la ciudad que están casi olvidados como lo fue el empresario y político Valentín Tricoche, que fue alcalde de la ciudad y que donó gran parte del capital que permitió su construcción”.


💬Ver 0 comentarios