Hoy se recuerda la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud.  (GFR Media) (semisquare-x3)
Hoy se recuerda la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud. (GFR Media)

Hoy se conmemora el décimo quinto aniversario del Día Internacional en contra de la Homofobia y el Discrimen, fecha en que se recuerda la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud, evento que tuvo lugar el 17 de mayo de 1990.

Esta actividad que se recuerda anualmente pretende levantar alerta sobre la criminalización que algunos países perpetúan sobre la homosexualidad y las leyes que la condenan.

En septiembre de 2014 el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó una resolución para combatir la violencia y la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

Organizaciones como Amnistía Internacional también han denunciado los casos de acoso, discriminación, persecución, violencia y asesinatos relacionados con la orientación sexual o identidad de género en países como África subsahariana y Camerún, entre otros.

Se celebra este día enfocado en las diversidades sexuales y en la celebración de la despenalización y despatologización, cuando se dejó de considerar (la homosexualidad) una enfermedad”, dijo Larry Emil Alicea, pasado presidente del Colegio de Profesionales del Trabajo Social.

Partiendo de este escenario, el trabajador social recordó dos medidas legislativas que están en discusión y tocan de cerca este tema: el Proyecto del Senado 1254 (que busca establecer la Ley para la prohibición de las terapias reparativas) y el Proyecto del Senado 1253 (que pretende establecer las Guías para la Protección de la Libertad Religiosa), ambos radicados en abril de este año.

“No hay que reparar algo que no está dañado. No hay nada malo con una orientación sexual diversa. Lo que daña es la homofobia y el discrimen”, sostuvo Alicea sobre las terapias de conversión.

Sobre la libertad religiosa, el trabajador social opinó que la Constitución de Puerto Rico establece la libertad en la práctica de la religión, así como la separación de iglesia y estado.

“El estado está para servir a todas y todos. Abrir esa puerta es peligrosa, no solo para los cristianos sino para otras personas de fe”, señaló.

Agregó que en países donde no hay esa separación de iglesia y estado ocurren “prácticas terribles e inhumanas que violan los derechos humanos más básicos”.

Por su parte la licenciada Josefina Pantoja, de la Comisión de la Mujer del Colegio de Abogados y Abogadas, advirtió que estas dos medidas en discusión en el país advierten la importancia de defender los derechos de esta población “de la ofensiva por restarles derechos humanos”.

“El llamado es más agudo que antes. Hay que defender sus derechos humanos. El respeto de esa diversidad es importante, al igual que sus aportaciones a nuestro país”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios