Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Son las 7:51 de la mañana y usted conduce hacia su trabajo. Faltan nueve minutos para que el ponchador acoja ansioso su tarjeta de asistencia. Un conductor, que tal vez lleva igual o más prisa que usted, cruza su vehículo de un lado a otro de la carretera sin encomendarse a nadie.


💬Ver 0 comentarios