La gobernadora indicó que se le realizó la prueba a una pasajera de un crucero que llegó hoy a la isla y que presentó síntomas consistentes con el COVID-19. (Xavier J. Araújo Berríos)

La gobernadora Wanda Vázquez Garced confirmó hoy que se determinó hacer las primeras pruebas para detectar la nueva cepa de coronavirus (Covid-19) en Puerto Rico ante la llegada de una turista italiana en un crucero con síntomas parecidos a la infección.

Ante esto, la gobernadora ordenó que, de inmediato, se tomen medidas más restrictivas con los cruceros que interesen entrar a la bahía de San Juan para evitar que la situación se repita.

No obstante, Vázquez Garced reiteró en conferencia de prensa que se trata de un caso sospechoso y no uno confirmado, toda vez que no será hasta mañana que se enviarán a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en Atlanta las muestras que se le tomaron a la mujer de 68 años y a su esposo.

“Se está manejando la situación como un caso sospechoso. Recuerden que el cuadro clínico que tenía esta persona en el barco no era sugestivo de coronavirus. Nosotros estamos tomando una medida adicional de enviar esas pruebas al CDC”, manifestó Vázquez Garced.

La gobernadora destacó que se trata de una turista oriunda del norte de Italia que llegó hoy a la isla en el crucero Costa Luminosa, el cual salió de Ft. Lauderdale, Florida, el 24 de febrero. La gobernadora informó que la mujer fue llevada al Ashford Prebisterian Hospital, en San Juan, en la mañana luego de estar dos días en la embarcación bajo tratamiento con antibióticos.

“Esta persona, aparentemente, durante la trayectoria ya cerca de Puerto Rico, tenía un cuadro de neumonía”, indicó la mandataria.

Una vez en el hospital, los médicos que la atendieron decidieron colocarla a ella y a su esposo en aislamiento y se comunicaron con el Departamento de Salud para que se le hiciera la prueba de Covid-19. Fuentes de El Nuevo Día apuntaron que los galenos insistieron por buena parte de la tarde para que se autorizara que se tomaran las muestras de la mujer.

La paciente permanecerá en aislamiento, al igual que su esposo, quien no presenta síntomas, en la institución privada, destacó el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado. A ambos se le tomaron las muestras para identificar Covid-19, las cuales serán enviadas mañana a Atlanta y se espera que los resultados estén listos en un período de 24 a 28 horas, indicó el secretario.

Tanto Vázquez Garced como Rodríguez Mercado elogiaron las acciones del personal hospitalario.

“Es un cuadro sugestivo o simular a una neumonía. Pero como la responsabilidad nuestra es cuidar a la ciudanía, le vamos a tomar las muestras para descartar que sea un caso de coronavirus”, sostuvo Vázquez Garced.

La directora ejecutiva de la Compañía de Turismo, Carla Campos, destacó que este domingo fue la primera vez que la línea de cruceros Costa llegaba al muelle de San Juan con unos 2,500 pasajeros a bordo. Dado a que el crucero no catalogó la afección de la mujer como coronavirus, no se tomaron medidas extraordinarias para detener el desembarco de pasajeros ni se colocó la embarcación en cuarentena, señaló Campos.

La funcionaria estimó en conferencia de prensa que el 40% de los pasajeros se bajó de barco, aunque posteriormente dijo que no se trataba de una cifra exacta.

Ante esto, el director ejecutivo de la Autoridad de los Puertos, Joel Pizá, indicó que si se determina que la mujer tiene Covid-19, presentó síntomas en el barco y la línea de cruceros falló en notificar a la Guardia Costanera y al CDC -como exigen las autoridades federales- se expone a una multa de más de $92,000.

Para los cruceros

Vázquez Garced indicó que su gobierno está en comunicación con el CDC y la Guardia Costanera para informar si la mujer da positivo a Covid-19 para que se tomen medidas con los demás pasajeros. Hasta anoche, no se precisó si algún otro pasajero o tripulante presentaba síntomas.

“La Autoridad de los Puertos se comunicó con la Guardia Costanera y CDC y estarán al tanto de todos los pasajeros y los ‘guidielines’ de la línea para que los próximos destinado puedan tomar decisiones informadas”, sostuvo Pizá.

El director ejecutivo de Puertos destacó que la mujer pudo abordar el crucero en Florida porque no presentaba síntomas en ese momento y las directrices de la administración de Donald Trump, al momento, solo imponen restricciones al tránsito de personas provenientes de China e Irán, no Italia.

A partir de mañana, todos los cruceros deberán informar a Puertos, al Departamento de Salud y a la Compañía de Turismo si tienen pasajeros o tripulantes con síntomas de infección respiratoria como requisito para entrar a la bahía de San Juan, detalló la gobernadora. Estos requisitos serán adicionales a la notificación que deben hacer a las autoridades federales. Asimismo, barcos pilotos que guían a las grandes embarcaciones hacia los muelles deberán verificar que estos informes se hagan.

Este manifiesto permitirá que el gobierno decida qué medidas tomar para evitar la diseminación de la infección en la isla.

“Barco que no certifique que ha hecho las gestiones de CDC y Guardia Costanera, no entra a la bahía de San Juan”, expresó Pizá.

En espera

Este es el primer caso en la isla que cumple con los criterios para que Salud autorizara que se le realizara la prueba para detectar el novel coronavirus. Anteriormente se había informado de casos en vigilancia debido a que presentaban síntomas respiratorios similares al coronavirus, pero se determinó que no cumplían con los criterios clínicos para justificar que se les realizara la prueba para detectar Covid-19.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) había confirmado 106,893 casos de Covid-19 en 103 países y territorios hasta hoy a las 8:30 p.m. Entre los casos identificados, se han reportado, al momento, 3,639 muertes a nivel mundial.

Hoy, el Departamento federal de Estado emitió una advertencia para disuadir a las personas, particularmente adultos mayores y aquellos con condiciones crónicas.

La semana pasada, el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, confirmó que en la agencia no había recibido los materiales para realizar las pruebas en la isla, sino que las muestras se enviarían a los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC) en Atlanta.

El protocolo establecido por el Departamento de Salud, con el consejo de las autoridades federales, establece que la prueba para detectar el virus tiene que ser procesada por el CDC en Atlanta. A nivel local, su realización depende de la aprobación de la epidemióloga del Estado, Carmen Deseda.

Entre los criterios para tomar en consideración a la hora de evaluar los pacientes, está su historial de viaje, así como si presenta fiebre o síntomas de enfermedad de las vías respiratorias. Otro, de los puntos a observar es si el paciente presenta una condición respiratoria sin un diagnóstico alterno identificado.

Negación

Horas antes la subsecretaria de Salud, Concepción Quiñones de Longo, había indicado que la agencia el Departamento de Salud no había aprobado la realización de ni una prueba de detección en pacientes con síntomas sospechosos, panorama que había levantado serias interrogantes entre la clase médica del país.

Indicó que entendía la “preocupación” de los médicos, pero que seguían recomendaciones del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). “Como todavía no hay millones de pruebas disponibles para toda la población se está siendo bien estricto en los criterios clínicos y de historial médico para escoger las personas que se le deban hacer la prueba”, señaló en entrevista con El Nuevo Día.

“Entiendo la preocupación de esos médicos en el sentido de que identificar el primer caso de coronavirus que llegue a Puerto Rico es bien importante, pero tenemos que trabajar con los recursos que tenemos disponibles en el momento y los recursos que tenemos disponibles no nos permiten hacerle la prueba a todo el mundo si no cumple con los criterios establecidos por el CDC”, agregó.

El protocolo establecido por la agencia, con el consejo de las autoridades federales, establece que la prueba tiene que ser procesada por el CDC en Atlanta. A nivel local, surealización depende de la aprobación de la epidemióloga del Estado.

Entre los criterios para tomar en consideración a la hora de evaluar los pacientes, está su historial de viaje, así como si presenta fiebre o síntomas de enfermedad de las vías respiratorias. Otro, de los puntos a observar es si el paciente presenta una condición respiratoria sin un diagnóstico alterno identificado.

“Si no reúne todos los criterios no estaríamos ahora en posición de hacer la prueba porque no hay disponibles millones de pruebas para todo el mundo que tenga la más mínima sospecha, así que por eso estamos siendo más estrictos en requerir unos requisitos bien específicos”, señaló la funcionaria.

En las últimas semanas se habían reportados casos sospechosos, lo que se había confirmado. Pero, ni aún a esos pacientes se les había practicado la prueba. “No han llenado los criterios que hasta el momento existen para hacer las pruebas. Esto pudiera cambiar. A medida que la incidencia de esta condición cambie probablemente van a venir instrucciones distintas del CDC, pero todavía no se han hecho muestras ni hemos recogido muestras para enviar a Atlanta todavía”, insistió.

Ante preguntas de cuándo las pruebas podrían estar disponibles en la isla, Quiñones de Longo respondió que la próxima semana. Sobre cuántas llegarían, dijo que por experiencias previas es el CDC quien determina la cantidad a asignar. “Ellos tienen sus criterios de incidencia o prevalencia de una condición para determinar qué materiales de pruebas o recursos se envían”, señaló.

El exsecretario de Salud, Ernesto Vázquez Quintana, había cuestionado el proceder de la agencia. También lo había hecho en una entrevista previa con este diario la exepidemióloga del Estado, Ángeles Rodríguez. Mientras otras voces expertas, como el infectólogo Javier Morales habían alertado sobre la importancia de que se tomara en consideración la opinión médica a la hora de aprobar o descartar la realización de una prueba.

“Yo te puedo decir que no se están tomando las consideraciones médicas, pero es que al imponer, el Departamento de Salud y la doctora Carmen Deseda que es la que tiene finalmente tiene que aceptar que ese caso amerita hacerse la prueba del coronavirus, pues ponen al médico como en una encerrona”, señaló Vázquez Quintana.

Sostuvo que la agencia no puede intervenir con el derecho de los médicos del país a practicar su profesión. “Cuando uno pregunta cómo manejar esta epidemia dicen, precisamente, que hay que buscar con mucho ahínco el primer caso, pero si no hacemos la prueba cómo vamos a encontrar el primer caso”, añadió.

“Todo el mundo está practicando la medicina a ciegas porque no tiene como negar o afirmar si esa enfermedad la tiene ese paciente que tienen ahí al frente… los médicos primarios y los neumólogos están practicando una medicina primitiva al no tener las pruebas de laboratoriopara confirmar o negar la existencia de Covid19.”, advirtió.

Repasa la conferencia de prensa.


💬Ver 0 comentarios