El comandante general Jeffrey W. Jurasek, derecha, indicó que de forma preventiva se ordenó el aislamiento de los oficiales que tuvieron contacto con el soldado contagiado. (GFR Media)

La reserva del Ejército de Estados Unidos informó este jueves que un soldado que estuvo en Puerto Rico arrojó positivo al coronavirus COVID-19 al regresar a su base en Texas.

En comunicado de prensa, el comandante general del Comando Geográfico del Caribe, con base en el Fuerte Buchanan, Jeffrey W. Jurasek, informó que el positivo se conoció el martes, 17 de marzo.

El soldado reside en Houston, Texas, y está asignado al comando a tiempo parcial. Según el comunicado, el "soldado estuvo en la isla brevemente" el pasado 7 y 8 de marzo.

“Para prevenir el contagio, estamos asegurándonos que aquellos soldados que tuvieron contacto cercano con el individuo infectado son inmediatamente aislados y que se les haga la prueba de laboratorio, de ser necesario", indicó Jurasek en declaraciones escritas.

"Debido a las medidas que hemos implementado, no proyectamos que haya ningún impacto adverso a los residentes de la isla, o al nivel de preparación del comando para llevar a cabo su misión,” agregó el comandante general, quien es el oficial de más alto rango del Ejército de Estados Unidos en la región, a nivel federal.

Mientras, el coronel Carlos Cuebas, portavoz de la Reserva del Ejército en Puerto Rico, detalló que los oficiales que fueron colocados en aislamiento son los que tuvieron alguna interacción con ese soldado en la Isla.

También indicó que no tiene información de que el soldado contagiado manifestara síntomas cuando estaba en Puerto Rico. De igual manera explicó que los soldados aislados no han mostrado síntomas.

Por otro lado, Jurasek señaló que, aún cuando la responsabilidad de proveer la primera respuesta recae en las autoridades locales, incluyendo a la Guardia Nacional, las autoridades civiles pueden solicitar asistencia federal, la cual pudiera incluir asistencia de la Reserva del Ejército de Estados Unidos en la isla.

“Nuestra misión es estar siempre listos para asistir en las necesidades de Estados Unidos, en cualquier lugar, en cualquier momento. La disponibilidad de recursos específicos de la Reserva del Ejército se discutirán en caso de que se someta la solicitud a través de la cadena de mando federal,” sostuvo Jurasek.

Por otro lado, Jurasek indicó que está tomando medidas para mitigar el riesgo de propagación del COVID-19.

“Como el comando más grande del Ejercito a nivel federal en la región del Caribe, continuamos evaluando las operaciones día a día para asegurar la seguridad de todos nuestros soldados, familias y personal civil. Exhortamos a todos a seguir las guías del Centro de Control y Prevención de Enfermedades y de las autoridades locales,” afirmó.


💬Ver 0 comentarios