Lersy Boria, procuradora de la Mujer. (GFR Media)

La gobernadora Wanda Vázquez vetó un proyecto de ley que hubiera trastocado los términos de la procuradora de las mujeres.

El estado de derecho actual dispone que el nombramiento de la procuradora de la mujer tiene un término de 10 años. De haber una separación del cargo, y una nueva persona es designada, su término culmina con los años que le restaban a su predecesora. En síntesis, la medida del vicepresidente de la Cámara de Representantes, José "Pichy" Torres Zamora, buscaba que de haber un cambio de procuradora automáticamente se renovara el periodo de los 10 años.

De esta forma, Lersy Boria, que fue nombrada en el 2018, se hubiese quedado en el puesto hasta el 2028. El término de la actual procuradora vence este año, pero esto no impide que sea renominada por Vázquez.

Al fundamentar su veto, Vázquez sostuvo que la medida no fue consultada con las organizaciones que defienden los derechos de las mujeres.

No se desprende del trámite legislativo que ninguna organización de las que vela por los derechos de las mujeres fuera consultada para la aprobación del Proyecto de la Cámara que hoy tenemos ante nosotros. Esto último nos pone en una difícil situación al momento de evaluar esta medida”, sostuvo Vázquez en su veto, firmado el 17 de abril.

En efecto, en el trámite legislativo de la Comisión de Gobierno de la Cámara no hay comentarios de grupos de mujeres.

La primera Procuradora de las Mujeres, María Dolores “Tati” Fernós, celebró el veto de la medida.

“Es importante que cada vez que se vaya a nombrar una Procuradora, igualmente que cualquier otra posición, pero sobre todo en el caso de la Procuradora, se ausculte y se reciban recomendaciones de las personas más interesadas en el tema y que han luchado. Eso no ocurrió con Lersy ni con ella (Vázquez)”, sostuvo Fernós al indicar que el nombramiento de Boria, ejecutado por el pasado gobernador Ricardo Rosselló, no fue consultado con las organizaciones activistas.

La ley orgánica de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres indica que, quien ocupe el cargo, "deberá ser una mujer de reconocida capacidad profesional e independencia de criterio, que se haya distinguido por su compromiso en la defensa de los derechos de las mujeres, en la lucha por la eliminación de todas las manifestaciones de opresión, marginación y discrimen, por su respeto a las diferencias y que esté dispuesta a hacer un análisis continuo de la situación de las mujeres desde una perspectiva de género".

Fernós también celebró el lenguaje del veto porque le da a entender que la gobernadora, al nombrar la posible sucesora de Boria este año, sí consultará a las organizaciones de mujeres.

Y ojalá que esa fuera la política cada vez que se va a enmendar la Ley 54 o cualquier legislación que impacte los derechos de las mujeres. Que se consulte cada vez que haya una decisión de política pública, pero lamentablemente no ha sido así”, dijo Fernós.

El portavoz de la minoría popular, Eduardo Bhatia, fue uno de los que se opuso a la medida.

“Era una forma de usurpar los términos para conveniencia política. Me complace el veto”, dijo.


💬Ver 0 comentarios