Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Bernie Sanders junto a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín  Cruz.
Bernie Sanders junto a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz. (Andre Kang)

El congresista Bernie Sanders llegó hoy, viernes, a Puerto Rico para conocer de cerca las consecuencias del huracán María.

Sanders llegó a eso del mediodía al Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, donde fue recibido por la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz.

Inmediatamente, ambos se dirigieron al sector Playita de Santurce, donde los esperaban líderes comunitarios.

Allí, Cecilia Collazo, líder comunitaria del sector Playita, explicó parte de la destrucción que quedó tras el paso del ciclón. Además de casas y otras estructuras afectadas, también sufrió la Villa Pesquera de Playita, que había sido habilitada recientemente.

Mientras, Cruz le comentó sobre ideas de que en esta coyuntura se consideraran proyectos de energía eléctrica de índole comunitario.

“No se puede construir igual”, dijo Sanders.

La visita duró cerca de una hora, antes de que partieran al coliseo Roberto Clemente de Hato Rey, donde tendría una reunión.

Sanders no contestó preguntas en Playita, porque atendería los medios de comunicación en la tarde, tras la reunión.

Aunque fue corta, para Collazo la visita dejó una impresión esperanzadora ante la situación en que quedó por el impacto del huracán.

“Me parece que es una buena oportunidad para Playita”, sostuvo Collazo.

“Ha sido terrible aquí. Lo digo sin que se me quede nada por dentro. Aquí la gente ha sufrido mucho”, afirmó. “Aquí mucha gente no tiene plantas. Están a oscuras… no tienen nada en las neveras… todo se dañó”.

Más temprano, en la mañana, el secretario de Asuntos Públicos de la Fortaleza, Ramón Rosario, dijo que Sanders también tendría un encuentro con el gobernador Ricardo Rosselló, quien hoy también hoy se encontraría con el congresista Rob Bishop.

El exprecandidato a la presidencia de Estados Unidos, y acérrimo crítico del presidente Donald Trump, dijo a El Nuevo Día que el Congreso debe poner en marcha un plan abarcador que reviva la economía, financie la construcción de una nueva red energética dependiente del viento y el sol y entiende que se debe reestructurar la deuda pública.