Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El jueves ocurrió un apagón que volvió a dejar a oscuras varios municipios del norte. (Archivo / GFR Media)
El jueves ocurrió un apagón que volvió a dejar a oscuras varios municipios del norte. (Archivo / GFR Media)

El Departamento de Energía de los Estados Unidos, que ha emitido con regularidad informes sobre los esfuerzos por restablecer el suministro eléctrico en Puerto Rico, dejó de difundir estimaciones sobre la cantidad de clientes que se han quedado sin electricidad desde que el huracán María devastó la isla hace más de un mes.

La decisión llega apenas unos días después de que estallara un debate en Twitter sobre las estimaciones de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y medios como CNN preguntaran qué porcentaje exacto de la isla permanecía en penumbras.

Al explicar el jueves el cambio en su informe quincenal, la agencia dijo que la corporación pública no ha podido proporcionar estimaciones sobre la cantidad de clientes que carecen de electricidad. Lo que hace es estimar la cantidad de electricidad restablecida como porcentaje de la carga máxima de la isla. La cifra no “representa de forma directa la cantidad de clientes a los cuales se les ha restablecido el servicio” porque muchas de las instalaciones vitales a las que se reconectó en un primer momento, como los hospitales, “tienen una carga mayor que los clientes residenciales”, dijo el departamento.

En otras palabras, el porcentaje restablecido podría ser mayor que la cantidad de viviendas que ya cuenta con electricidad.

Hasta hace tres días, el Departamento de Energía seguía estimando que 907,342 clientes, casi el 58 por ciento del total de viviendas y empresas, carecían de electricidad en la isla. El departamento dijo el martes en una declaración por correo electrónico que el recuento se basaba en las cifras de carga máxima de la AEE.

“No es esa la forma en que se hace”, dijo Matthew Cordaro, que alguna vez estuvo al frente de la agencia que administra la red eléctrica del Medio Oeste. “Lo primero es saber cuántas de las líneas de distribución llegan a los clientes y cuántas se han restablecido. (…) No se toma lo que se genera y se envía a la red. Pero en el lugar reina el caos”.