Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Una van de la Policía en la entrada de Monacillos.
Una van de la Policía en la entrada de Monacillos. (Xavier García)

A una hora de que se consumara el contrato otorgado a LUMA Energy para la operación de la transmisión y distribución de la electricidad del país, las entradas de las principales instalaciones de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en la zona metropolitana permanecían desoladas y en penumbras, como si fuera un reflejo de la incertidumbre que atraviesan miles de empleados de la corporación pública que hoy cierran un largo capítulo en su vida.

💬Ver comentarios