Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El director del CIC, José Caraballo,  habló de la necesidad de integrar un discurso antirracista en todo el sistema educativo local. (Archivo)
El director del CIC, José Caraballo, habló de la necesidad de integrar un discurso antirracista en todo el sistema educativo local. (Archivo)

Una persona negra tiene 7% más de probabilidad de estar en las filas del desempleo que un sujeto clasificado como blanco en los municipios de Guayama y Patillas, aun cuando esta es una de las zonas de Puerto Rico donde más personas se identificaron como negras en la Encuesta de la Comunidad del Negociado del Censo.

La desigualdad racial no permanece ahí. Para todo Puerto Rico la probabilidad de que una persona negra esté desempleada es 4% mayor que un individuo identificado como blanco.

El asunto no es solo en el acceso a los empleos. Según esa encuesta, las personas que se identificaron como blancos tienen un ingreso per cápita de $12,231 anuales. Esto es 4% más que los ingresos de quienes se identificadas como negros.

Un análisis del Centro de Información Censal (CIC) de la Universidad de Puerto Rico en Cayey reveló que, al contemplarse los datos demográficos entre el 2009 y el 2013, hay una diferencia estadísticamente significativa entre la calidad de vida de la persona negra promedio y la persona clasificada como blanca. También se reveló que la población negra puede pasar mayores problemas en cuanto a empleo en determinados municipios donde la proporción de negros es mayor.

“Parecería que en los lugares donde hay más población negra, hay más desigualdades raciales. Integrar un discurso antiracista de manera transversal a lo largo de todo el sistema educativo, público y privado, es necesario para arrancar estas desigualdades de raíz pues a la postre, el racismo es un reflejo de ignorancia”, expresó el director del CIC, José Caraballo Cueto.