La foto muestra estantes con libros cuya única protección del agua y sucio generado por el sistema de aire acondicionado en el techo expuesto son pedazos de tela de plástico.
La foto muestra estantes con libros cuya única protección del agua y sucio generado por el sistema de aire acondicionado en el techo expuesto son pedazos de tela de plástico. (Facebook/Rafael Bernabe)

El senador y portavoz alterno de Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Rafael Bernabe, mostró preocupación por el estado en el que la Comisión de Educación, Turismo y Cultura encontró la Biblioteca José M. Lázaro del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR), instalación que describió como “descuidada, sin recibir el debido mantenimiento y con poco personal para atenderla”.

La biblioteca, que abarca tres edificios, no solo es un recurso importante para el estudiantado de la UPR, académicos e investigadores, sino que también alberga la Colección Puertorriqueña (documentos, libros, fotos, obras de arte y otros artículos que recogen la historia de la Isla) y la colección de artículos, fotografías y negativos del desaparecido periódico El Mundo, entre muchos otros elementos de incalculable valor educativo, histórico y cultural.

Bernabe y otros miembros de la Comisión, incluyendo a su presidenta, la senadora popular Ada García Montes, y al senador independiente José Vargas Vidot, llevaron a cabo la inspección ocular en la segunda semana de julio, según dispuesto por la Resolución del Senado 0088, que habilitó una investigación sobre el estado actual de la biblioteca “con el objetivo de conocer sus necesidades apremiantes para cumplir con sus objetivos de servir a la comunidad universitaria, al público en general, y de albergar, proteger y desarrollar colecciones importantes que forman parte del registro histórico de nuestro pueblo”.

Yo recibí mensajes de compañeros que trabajan en la biblioteca que estaban preocupados por el deterioro de muchas de las instalaciones. La biblioteca alberga muchas colecciones importantes, incluyendo, quizás, la más importante, que es la Colección Puertorriqueña, así que presenté (junto con la senadora Ana Irma Rivera Lassén) la resolución para investigar y encontrar la manera de atender la situación”, explicó Bernabe a El Nuevo Día.

Así encontramos la Biblioteca José M. Lázaro en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras luego de la inspección...

Posted by Rafael Bernabe on Wednesday, July 21, 2021

“La inspección evidenció que hay unos problemas muy graves; hay muchos espacios que no se están utilizando o que están vacíos, como la Unidad de Servicios Bibliotecarios para Personas con Impedimentos (SBPI) y la Sala de Estudios del Caribe... básicamente la parte que sirve al público está paralizada, no hay nada. Todavía hay problemas serios de filtraciones (de agua) en algunas partes de los edificios”, añadió el funcionario.

Sobre el SBPI, Bernabe dijo que, al momento, los estudiantes que necesitan de estos recursos son atendidos en el Centro de Estudiantes, una solución poco ideal.

En cuanto a la situación con las filtraciones, el Recinto de Río Piedras de la UPR indicó mediante comunicado enviado el pasado 15 de junio que las labores para impermeabilizar las azoteas de los tres edificios que componen la biblioteca culminó exitosamente, a un costo de $545,229.19.

Los trabajos consistieron en la remoción de material dañado y la preparación de la superficie de losa de techo para la instalación de planchas de aislamiento y de membranas granuladas de impermeabilización. También se aplicó la membrana en las paredes, se reemplazaron las bases de los conductos de agua helada del sistema de acondicionadores de aire y parte del material de aislamiento, y se instaló una plantilla de paso para establecer un camino de acceso para las distintas compañías que realizan servicios de mantenimiento a los equipos localizados en la azotea de los edificios.

“Nos sentimos sumamente complacidos de anunciar que la biblioteca José M. Lázaro, sin duda una de las más importantes y emblemáticas de nuestro recinto, ha visto finalizado el largo y laborioso proceso de impermeabilización de su techo, lo que asegura su integridad como salvaguarda del invaluable acervo que atesora entre sus muros”, resaltó el doctor Luis Ferrao, rector del Recinto de Río Piedras de la UPR, en el escrito.

“Esta biblioteca es un bastión fundamental como hogar de buena parte de la memoria histórica de Puerto Rico en los órdenes más diversos, por lo que esta puesta al día en su estructura es una buena nueva que nos llena de regocijo y por la que felicito y agradezco a todas las personas y entidades que estuvieron involucradas en el proyecto”, añadió Ferrao.

El senador Rafael Bernabe y el legislador independiente José Vargas Vidot durante la inspección ocular.
El senador Rafael Bernabe y el legislador independiente José Vargas Vidot durante la inspección ocular. (Facebook/Rafael Bernabe)

El proyecto -con una duración de aproximadamente 11 meses- estuvo a cargo de Tropitech Inc -el contratista adjudicado-, con EHA Engineering PSC como la compañía asignada para la inspección del proyecto. Asimismo, se contó con la colaboración del personal administrativo de la Biblioteca, la Oficina de Planificación y Desarrollo Físico del Recinto y la Oficina de Desarrollo Físico e Infraestructura de Administración Central de la UPR.

Alertas ante la protección de las colecciones

En el caso de la Colección Puertorriqueña, Bernabe indicó que una de las preocupaciones más grandes que recibió fue la falta de espacio para proteger y albergar adecuadamente todos los artículos, más los que siguen llegando.

“El material sigue aumentando constantemente y el espacio es limitado. Me dicen que ya no cabe más nada”, sostuvo.

Otro señalamiento fue el trabajo de remoción de asbestos de los edificios, pues es un material carcinogénico.

“Todavía están en el proceso de remover el asbestos, que es un proceso caro y lento, que hay que realizar con mucha cautela. Pero todo eso está en proceso”, añadió.

Bernabe explicó que la biblioteca atravesó por un proceso de remodelación que culminó para el 2010 que mejoró algunos de los espacios, según les explicaron funcionarios del recinto. Los trabajos también mejoraron el problema de las filtraciones y la humedad, aunque no lo solucionó del todo.

La foto muestra parte de los plafones despegados o que no están presentes en el techo de la biblioteca.
La foto muestra parte de los plafones despegados o que no están presentes en el techo de la biblioteca. (Facebook/Rafael Bernabe)

Pero, el azote del huracán María en el 2017 causó muchos daños y los edificios estuvieron cerrados por muchos meses. Al sumar espacios cerrados con una gran cantidad de material en papel, humedad y sin la operación del sistema de acondicionadores de aire, se acumuló mucho hongo y humedad y los materiales se deterioraron. Del huracán María para acá no ha habido una verdadera recuperación plena. Luego llegó la pandemia (de COVID-19) y los trabajos se paralizaron nuevamente por mucho tiempo. ”

Otra preocupación esbozada por empleados fue el estado de la colección de negativos del periódico El Mundo. Bernabe resaltó que, durante la inspección, encontró un archivero sin protección alguna de las labores de construcción y al abrir las gavetas se topó con negativos y rollos de la colección del periódico El Mundo.

“Nos indicaron que el almacenamiento de esa colección no es la adecuada y que se podía perder. Encontré ese archivero con rollos y negativos en su interior y estaban tiradas allí, como si fuesen desechos. Y habían muchos... yo no miré ni el 10 por ciento de lo que había allí. Nos preocupa que se puedan estar perdiendo materiales importantes. Al ser materiales únicos, si los perdemos, pues se perdieron, pues no existen otras copias. Eso sería una tragedia muy grande, perder parte de nuestro registro histórico, algunas de las cuales todavía no se han estudiado”, enfatizó el senador.

Los recortes presupuestarios afectan grandemente

Bernabe indicó que, durante la inspección, Ferrao le comunicó que los recortes presupuestarios de los que la UPR ha sido objeto por parte de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) tienen mucho que ver con la situación actual.

“El doctor Ferrao nos señaló que estaban deseosos de atender la situación en la biblioteca y planteó que había una falta de recursos económicos, que había que atender ese aspecto (de fondos). Eso nos lleva al problema de los recortes presupuestarios que ha sufrido la UPR, y que sigue sufriendo, a manos de la Junta de Control (Supervisión) Fiscal. Como en muchos otros problemas, acabamos en las puertas de la JSF al imponer recortes duros a la UPR como parte de sus planes de austeridad”, subrayó Bernabe.

En la biblioteca se encontraron varios ejemplos de cableado suelto en los techos.
En la biblioteca se encontraron varios ejemplos de cableado suelto en los techos. (Facebook/Rafael Bernabe)

“En términos generales, esto es otra demostración de que tenemos que revertir esas políticas de la Junta que están llevando a pérdida no solo los salarios de las personas, las pensiones o los servicios esenciales, sino la pérdida de tesoros culturales importantes como los que contiene la Biblioteca José M. Lázaro”, añadió.

En cuanto a los próximos pasos, Bernabe dijo que, una vez la Legislatura entre en sesión nuevamente, en agosto, se estudiará la manera de otorgarle más fondos a la UPR, quizás, dirigidos específicamente a atender los problemas con la biblioteca.

“Ahora lo vamos a discutir en la Comisión. La inspección se realizó luego de que la sesión legislativa culminó, así que tendremos que esperar hasta agosto para reunirnos. El rector Ferrao planteó la necesidad de fomentar la aportación de fondos o donativos privados, y creo que puede ser parte de la solución, pero no la única solución”, recalcó Bernabe.

💬Ver comentarios