Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El policía estatal que fue baleado ayer por la tarde en Trujillo Alto se encontraba anoche en condición estable en el Centro Médico, de Río Piedras, donde ya había sido sometido a una intervención quirúrgica.

Así lo confirmaron por separado su supervisor inmediato, el capitán Jorge Luyando y el comandante Carlos Miranda, jefe del área policiaca de Carolina.

El oficial fue identificado como Orlando Díaz León, adscrito a la división de Extradiciones y Arrestos Especiales de la Policía.

Miranda, por un lado, indicó que la operación se realizó para reparar daño sufrido en el colon y el intestino grueso. A su vez, Luyando mencionó que el panorama para el agente “se ve alentador”.

Según explicó Miranda, el agente asignado a la División de Arrestos Especiales y Extradiciones gozaba de su día libre y logró frustrar un asalto a mano armada en la cafetería/agencia hípica Delgado, ubicada en la PR-8860, de Trujillo Alto.

Miranda señaló que el agente acostumbra visitar el negocio para reunirse con amistades.

Miranda dijo que el agente, que cargaba con su arma de reglamento, recibió al menos un balazo en el abdomen y otro -posiblemente en un gesto de defensa- en una mano.

Trascendió que dos pistoleros llegaron al negocio ubicado en el sector Matienzo y el policía les dio el alto.

No está claro si Díaz León logró utilizar su arma de reglamento.

El agente fue alcanzado por al menos dos proyectiles y cuando se desplomó, la pareja de ladrones huyó, informó una fuente policiaca adscrita al municipio de Trujillo Alto.

Miranda indicó que las cámaras de seguridad del negocio no estaban funcionando y que los asaltantes escaparon en un auto Suzuki Swift del 93, color verde.

A pesar de que el agente, vecino de Humacao y con unos 10 años de servicio, está en condición estable, se solicita sangre de cualquier tipo para posibles transfusiones.

Fuentes policiacas informaron a este diario que el oficial es hermano de Zulma Díaz León, la expolicía que resultó absuelta por su presunta cooperación en el asesinato de Miguel Cáceres, ocurrido en agosto de 2007 en Humacao.

El padre de ambos es un policía retirado.