Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El Estadio Juan Ramón Loubriel y la Casa Alcaldía de Bayamón, la Plaza de la Rogativa en el Viejo San Juan, el Paseo de Diego de Río Piedras, el Convento de las Carmelitas, los edificios de Educación y Ciencias Naturales del recinto riopedrense de la Universidad de Puerto Rico, el Centro Europa de Santurce, todos estructuras y espacios poseedores de una identidad fuerte y definidad que -sin pasar desapercibidos- armonizan con su entorno y con el paisaje puertorriqueño. Estos tienen en común haber nacido de la imaginación y creatividad del arquitecto Thomas Marvel.

Marvel falleció en días recientes en Puerto Rico, dio conocer el arquitecto Francisco Javier Rodríguez, decano de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico.

Natural de Newburgh, New York, Marvel estudió arquitectura en la Universidad de Harvard y arribó a Puerto Rico en 1959 como parte de un equipo de arquitectos que tuvo como proyecto desarrollar vivienda a bajo costo. 

Llegó como parte de la International Basic Economy Corporation, compañía propiedad del acaudalado Nelson A. Rockefeller y lo que originalmente sería una estadía de solo tres meses se convirtió en una vida, tras quedar prendado de la Isla. Desde entonces se convirtió en un aliado tanto de su profesión como de la disciplina y sus instituciones. Ejemplo de esto es su trayectoria como profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico.

Por más de medio siglo, Marvel tuvo una práctica privada en Puerto Rico. Durante su carrera recibió numerosos reconocimientos como la incorporación del American Institute of Architects a su prestigioso “College of Fellows”, así como el Premio Henry Klumb del Colegio de Arquitectos de Puerto Rico.   

A Marvel, quien tenía 80 años de edad al momento de su deceso, le sobreviven su esposa Lucilla y su hijo Jonathan Marvel, quien siguió sus pasos en el campo de la arquitectura y quien, desde Nueva York apoyó a su padre en uno de sus últimos grandes proyectos: el diseño de la ampliación del hotel Condado Vanderbilt en San Juan.