El directivo de la Junta de Supervisión Fiscal, José R. González, informó que dejará su cargo el próximo 31 de agosto. (Archivo)

El presidente del Federal Home Loan Bank of New York (FHLBNY) y miembro de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), José R. González, anunció este martes que deja su cargo en el organismo fiscal.

“Promesa nunca fue un castigo para Puerto Rico”, dijo González al agradecer el compromiso del equipo de trabajo del organismo que busca sacar a la isla de su estado de insolvencia.

Con voz entrecortada y con lágrimas, González instó a la sociedad civil puertorriqueña a exigir de su liderato los cambios que son necesarios, a dejar a un lado la negación en torno a la insolvencia de la isla y a reclamar los ajustes que permitirán otro país para las siguientes generaciones.

González, quien podría describirse como el puertorriqueño de mayor influencia en los Estados Unidos, habida cuenta su cargo en el FHLBNY, indicó que alcanzar el equilibrio fiscal sostenible es uno de las encomiendas principales del estatuto federal y aseguró que se han logrado progresos significativos en esa dirección.

El banquero, quien fue designado a la JSF por el presidente Barack Obama, indicó que Puerto Rico necesita enfocarse en la publicación de sus estados financieros y sin ello, la isla no podrá acceder al mercado de capital que le hizo posible construir su sistema eléctrico, su sistema de aguas y escuelas por las pasadas décadas.

“No puede sostenerse el crecimiento económico sin acceso al mercado de capital”, sostuvo González.

González anunció su renuncia durante la reunión pública que efectuó el organismo fiscal este martes y en la cual, rechazó el plan propuesto por el gobierno para publicar los estados financieros del gobierno.

Con su decisión, y tal como anticipó El Nuevo Día, González se convierte en el tercer directivo de la JSF en dejar su cargo, al cabo de cuatro años de gestión. El mes pasado, el presidente del organismo fiscal, José B. Carrión, y el directivo Carlos M. García también renunciaron a su cargos en la JSF.

Al igual que García, González dejará el cargo el próximo 31 de agosto. Carrión, por su parte, concluye sus funciones el próximo 5 de octubre.

La decisión de González sienta las bases para que el Congreso y la Casa Blanca continúen el proceso de selección de los directivos de la JSF sin, necesariamente, poner en juego la composición del organismo en términos de balance político. Al presente, la composición de la JSF cuenta con cuatro directivos nombrados por líderes republicanos y tres por líderes demócratas, si se considera el nombramiento que hizo Obama en el 2016.

Al anunciar su renuncia, González indicó que Puerto Rico necesita dejar la negación y asumir la responsabilidad de adelantar el país, algo que no pudo alcanzarse durante la presente administración.