Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

(GFR Media)
(GFR Media)

A seis semanas del cierre de emergencia en el país, la mayor preocupación de la ciudadanía ha dejado de ser la incertidumbre sobre el COVID-19 y pasó a ser la precaria situación financiera que enfrenta ante la pérdida de empleos y reducciones salariales como consecuencia de la paralización de la economía.