Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La secretaria de Educación, Julia Keleher, indicó que ahora son la Autoridad de Edificios Públicos y la Oficina para el Mejoramiento de Escuelas Públicas quienes evaluarán los planteles. (Archivo)
La secretaria de Educación, Julia Keleher, indicó que ahora son la Autoridad de Edificios Públicos y la Oficina para el Mejoramiento de Escuelas Públicas quienes evaluarán los planteles. (Archivo)

A 47 días del paso del huracán María por la isla, el Departamento de Educación está listo para recibir los estudiantes de 515 planteles públicos de un total de 1,113.

Finalmente, la agencia ha certificado la apertura –a partir de mañana para los alumnos– de planteles ubicados en las regiones educativas de Caguas y Humacao, que hasta la semana pasada no tenían ni una sola escuela en funcionamiento, informó la secretaria de Educación, Julia Keleher.

A la lista, además, se han sumado escuelas de las regiones de San Juan, Ponce, Bayamón y Mayagüez, las únicas regiones que habían logrado comenzar a operar de forma parcial entre el 23 y el 31 de octubre.

“Como jefa de agencia, mi responsabilidad y compromiso es que los planteles sean inspeccionados para proteger la seguridad de los estudiantes y demás personal antes que entren formalmente a ellos ocupando todos los espacios; es imposible que cierre los ojos y realice un proceso sin reconocer la relevancia de la seguridad de todos”, expresó Keleher en declaraciones escritas.

Las escuelas que se agregaron a la lista fueron revisadas por la Autoridad de Edificios Públicos (AEP) y la Oficina para el Mejoramiento de Escuelas Públicas (OMEP) con el propósito de adelantar su apertura. Previamente, la inspección de escuelas estaba en manos del Cuerpo de Ingenieros y de la empresa CSA Group, cuyo contrato con la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Aemead) fue cancelado.

Tal y como fue acordado con representantes de la Asociación de Maestros, las escuelas sin servicio de energía operarán en horario de 7:30 a.m. a 12:30 p.m. En estos planteles habrá personal docente hasta las 3:00 p.m. para beneficio de aquellos padres y tutores que no puedan buscar a sus hijos temprano.

En el caso de las cuatro instituciones educativas residenciales, estas no estarán permitiendo que los estudiantes pernocten en las instalaciones.

“Los salones de muchas de estas escuelas no fueron construidos con ventilación cruzada y ves a los estudiantes sofocados, según pasan las horas. Es mejor que empiecen más temprano y que ya al mediodía puedan estar fuera”, dijo la presidenta de la Asociación de Maestros, Aida Díaz.

Los períodos de clases serán de 50 minutos, lo que representa un recorte de diez minutos por materia.

Díaz reconoció que, a pesar del número adicional de planteles certificados para su uso, el proceso educativo permanece retrasado. Insistió en que el calendario estaría más adelantado si hubiesen cancelado con anterioridad el contrato con la firma de consultoría CSA Group, como recomendó la Asociación.

No fue hasta el viernes pasado que el gobierno tomó la determinación de cancelar el contrato con la firma CSA con la intención de “agilizar los procesos y cumplir con la encomienda de... lograr la reapertura de las escuelas públicas lo más pronto posible”, según informó en comunicación escrita el secretario de la Gobernación, William Viallafañe.

CSA Group es una empresa de manejo y consultoría que por años ha mantenido contratos con el gobierno. Entre sus especialidades, la empresa destaca que se ha desempeñado como gerente de proyectos en procesos de recuperación tras desastres.

Mientras, el Cuerpo de Ingenieros –al que Keleher responsabilizaba del retraso en la reapertura de escuelas– el jueves pasado sostuvo –a través del director de Operaciones de Contingencia y Seguridad Nacional del Cuerpo de Ingenieros, José Sánchez– que dicha determinación no le correspondía al organismo.

“Nos dimos cuenta que con toda la ansiedad del público y la necesidad de abrir las escuelas, necesitábamos buscar otro mecanismo”, expresó Keleher ayer a Noticentro.

“Yo no dependo ahora de lo que ellos hacen para tomar la decisión... ahora depende de los directores de escuelas”, agregó en referencia al Cuerpo de Ingenieros.

Del total de planteles, 44 no podrán reabrir debido a los daños severos que sufrieron. Los estudiantes, así como el personal docente y no docente, serán reubicados.

Para largo

Díaz se mostró confiada en que el 90 por ciento de las escuelas del sistema estén operando, aunque sea de forma parcial, para el próximo lunes. Reconoció que un sinnúmero de planteles han recibido daños estructurales en algunas áreas. En esos casos, dijo, se ha determinado aislar el perímetro afectado para salvaguardar la seguridad de los estudiantes.

En otras instituciones, señaló, se podrían colocar vagones para evitar un traslado de estudiantes que puede resultar incómodo para algunas comunidades distantes.

“El avance en la recuperación se debe, en gran parte, al trabajo y la preocupación de los directores escolares que están certificando el uso de las escuelas”, puntualizó la líder magisterial.