Fiebre, tos, falta de aire, fatiga, dolor muscular, de cabeza y de garganta, pérdida de olfato y gusto, náuseas y diarreas y congestión son algunos síntomas de COVID-19. (The Associated Press)

Ante el alza en la utilización de las camas de cuidado intensivo y la cantidad de personas contagiadas con COVID-19 que están llegando bastante críticas a los hospitales en necesidad de tratamiento hospitalario varios expertos advirtieron ayer que las personas no deben demorar tanto tiempo en buscar servicios médicos.

“No deben esperar a sentirse muy mal para ir al hospital. Que sea el médico (en sala de emergencia) el que determine cuán comprometido está el paciente porque ya cuando se ponen en ventilación no invasiva o mecánica la (tasa de) mortalidad es descomunal”, comentó el doctor Miguel Colón.

Según el infectólogo, un factor que deben estar atentas las personas que ya sepan están contagiadas o tienen sospecha de estarlo es su nivel de oxigenación. Por eso, recomendó la compra de un oxímetro, pequeño aparato que se coloca en el dedo y mide la saturación de oxígeno en sangre.

“El mejor modo de darle seguimiento a estos pacientes es su oxigenación, no tanto la temperatura. Si (la oxigenación) es menor de 94% requiere ir al hospital”, dijo al advertir que este aparato suele estar disponible en las farmacias.

El doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, coincidió en que dos factores que se deben tener pendientes en estos casos es la saturación de oxígeno del paciente y si tiene dificultad respiratoria.

“(La persona) tiene que saber usar el oxímetro y saber que si baja de 95% no es normal. Depende de como se sienta (debe ir o no al hospital). Si se siente extremadamente mal tiene que ir porque puede estar deshidratado y tener la saturación bien”, sostuvo el pediatra.

Advirtió, además, que el síntoma más común identificado en el sistema de rastreo de casos ha sido dolor de cabeza. Mientras, para los casos leves o asintomáticos, comentó que se suelen recomendar una serie de vitaminas. En algunos casos, dijo, también se recurre a Dexametasona por sus propiedades antiinflamatorias o al antibiótico Azitromicina, aunque resaltó que hay varios protocolos y formas de tratamiento.

El doctor Charlie Gómez, director de la sala de emergencias de Centro Médico, advirtió que el mismo paciente es quien mejor puede determinar cuán mal se siente a la hora de decidir si ir o no a un hospital. Coincidió en que no necesariamente va a presentar fiebre y que debe identificar si tiene dificultad respiratoria.

“Esto (el COVID) tiene tantas manifestaciones que a veces solo tiene un dolor de cabeza y debilidad y le da un “stroke” (accidente cerebrovascular). Esto afecta tantos órganos”, lamentó al agregar que a Centro Médico están llegando diariamente de dos a cuatro casos de este virus “malitos, malitos”, en general, personas de 30 años en adelante.