La catedral de Mayagüez. (GFR Media)

Asegurando que el Grito de Lares constituye la “fiesta patria" de Puerto Rico, el obispo de la Diócesis de Mayagüez, Ángel Luis Ríos Matos, declaró este próximo 23 de septiembre como día festivo para conmemorar la gesta que, según él, es una agenda inconclusa para el país.

Este día, todas las oficinas y dependencias de la diócesis permanecerán cerradas. De acuerdo con el religioso, será prerrogativa de cada sacerdote celebrar la misa de la tarde, según el Misal Romano.

“Esto no es una iniciativa que nace ahora, esto es una iniciativa que yo he observado desde que soy sacerdote. Cada 23 de septiembre las oficinas donde yo he laborado yo las observo como el día de la libertad de la patria. Yo cierro la oficina y no trabajo al igual que los norteamericanos no trabajan el 4 de julio. Yo entiendo que los puertorriqueños tenemos derecho a que se observe y se respeten las fechas patrias de Puerto Rico. Yo identifico esa fecha (el 23 de septiembre) como el día de la libertad de mi patria y de la identidad nacional de los puertorriqueños", detalló a El Nuevo Día el sacerdote aguadeño.

Ríos Matos, quien sustituyó al obispo Alvaro Corrada del Río, indicó que aunque decidió trasladar su tradición a la diócesis, no obligará a nadie a cumplir con la misma. Resaltó que los colegios católicos de la diócesis no tendrán el día libre, pues que estos ya tenían su calendario académico listo.

“No debo intervenir con el tiempo lectivo, pero a partir del año que viene también se lo pediré a los colegios católicas", estableció el religioso que fue nombrado por el papa Francisco.

Asimismo, resaltó que en Puerto Rico el Grito de Lares es un hecho histórico que se ha pretendido “ignorar" por parte del gobierno, por lo que dijo que su iniciativa es solo un grano de arena para honrar la historia. Se conoce como Grito de Lares a la gesta de un grupo de insurgentes puertorriqueños que intentó derrocar en 1868 al gobierno español que controlaba la isla.

Cuestionado sobre si el día festivo constituye una iniciativa ideológica, indicó que no.

“Quien tenga en sus lentos un crisol político o ideológico lo verá así y yo tengo que respetar eso. Quien tenga lente de ciudadano y de estadista, en el sentido de hombre que respeta el estado donde vive, quien tenga en sus lentes el crisol de ser puertorriqueño lo verá como lo que es, un deber patriótico", estableció.

Ríos Ramos también señaló que el Grito de Lares representa una agenda inconclusa para el país al indicar que “mientras la patria no sea libre, el Grito de Lares no habrá terminado".