Estas cifras, según Ariadna Godreau, directora ejecutiva de Ayuda Legal, incrementaron durante las pasadas semanas como reflejo de la crisis que vive el pueblo. (Teresa Canino Rivera)

La preocupación que han generado en el pueblo la pandemia de COVID-19, la falta de ayudas por el desempleo o las denegaciones de asistencia ante la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) a causa de los desastres recientes ha quedado evidenciada en el aumento reportado en la línea de orientación de la entidad Ayuda Legal Puerto Rico.

Entre enero y el 15 de julio de este año, la línea recibió 3,074 solicitudes de ciudadanos. Desde el 2019, cuando la organización lanzó la iniciativa, al 15 de julio, han atendido 4,705 peticiones.

Estas cifras, según Ariadna Godreau, directora ejecutiva de Ayuda Legal, incrementaron durante las pasadas semanas como reflejo de la crisis que vive el pueblo.

Estamos entrando en la temporada pico de huracanes, FEMA denegó cerca del 60% de las solicitudes de asistencia por los huracanes Irma y María, y por los terremotos estamos viendo hasta un 70% de denegatoria, así que la gente está desesperada”, sostuvo Godreau.

“Si sumas esas tres cosas con el hecho de que se estiman que sigue habiendo 20,000 techos precarios en Puerto Rico y lo unes con cualquier amenaza de evento ciclónico, la salud emocional está frágil”, dijo.

Tenemos tres años de desastres y trayectoria de abandono consecuente del gobierno ante el COVID-19, los terremotos y huracanes. La gente tiene miedo de que la dejen morir

Ariadna Godreau, directora ejecutiva de Ayuda Legal

A mediados de marzo, período que coincidió con el cierre de la actividad económica a raíz del COVID-19, se registró un volumen mayor de llamadas de personas desesperadas ante la falta de respuesta a sus reclamos de asistencia por desempleo, así como de individuos que habían solicitado ayuda ante el programa de Reparación, Reconstrucción o Reubicación (R3).

Mientras, en el sur, persisten dudas sobre la inspección de viviendas de FEMA, las denegatorias por falta de títulos de propiedad y cómo reclamar los daños adicionales que han sufrido algunas casas posterior al terremoto del 7 de enero.

“Pienso que la gente está llegando a un espacio límite porque se sienten que llevan tres años sin dormir. Nunca volvieron a conciliar el sueño y no concretamente, sino que no se han atendido las garantías básicas de vida”, señaló.

El número de la línea telefónica es el (787) 957-3106.

Godreau detalló que, según los datos recopilados a través de la línea telefónica y el chat virtual, la mayoría de las solicitudes las generan mujeres y personas en situaciones de precariedad. “El 54% de las personas se identifican como femenina y, en términos del ingreso familiar, casi el 40% reporta menos de $16,000 anuales, muy por debajo de ese nivel de pobreza”, dijo.

Godreau indicó que, además del alza en llamadas, también ha aumentado el tráfico de la página oficial de la organización, que en lo que va del año ha recibido 1.8 millones de usuarios únicos en y fuera de Puerto Rico. Para el mismo período, en el 2019, esta cifra alcanzaba los 800,000. “Hemos tenido un crecimiento de un 35%”, dijo.

“El acceso a la justicia es más que los tribunales, es que la gente se pueda defender, que sepa que no está no sola”, sostuvo.