Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Bajo condiciones regulares, semanalmente el Hogar Ruth recibe entre dos a cinco llamadas de referidos. Desde que se decretó la cuarentena el pasado 15 de marzo, solo han recibido dos participantes para albergue. (GFR Media)
Bajo condiciones regulares, semanalmente el Hogar Ruth recibe entre dos a cinco llamadas de referidos. Desde que se decretó la cuarentena el pasado 15 de marzo, solo han recibido dos participantes para albergue. (GFR Media)

Desde que se decretó la cuarentena como medida para minimizar el contagio por coronavirus COVID-19, los albergues para víctimas de violencia de género han visto una reducción en el número de participantes que llegan en búsqueda de servicios, situación que, más que representar un alivio, levanta una señal de alerta en momentos en que las sobrevivientes están atrapadas junto a sus agresores.