Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Unas seis familias de la urbanización José María Lago de Utuado resultaron afectadas por una corriente de tierra que entró por la parte trasera de su residencia y dejó la calle completamente intransitable.

“Estábamos viendo televisión y escuchamos el chorro. Cuando abrimos las ventanas vimos el chorro amarillo”, relató Brunilda Albarrán, quien reside junto a otros nueve familiares en una de las residencias que se vieron afectadas.

Según la mujer, quien reside en esta comunidad desde hace unos 25 años, toda su familia abandonó la residencia de inmediato y buscaron ayuda. “Yo me fui y dejé hasta la casa abierta”, dijo.


En el interior de la vivienda aun hay rastros de lodo. Según la mujer se perdieron enseres eléctricos y muebles. “Se perdieron par de miles de pesos”, dijo por su parte Francisco Abrante, cuñado de Albarrán.

En el segundo nivel de la vivienda residen unos cuatro menores, uno de ellos con distrofia muscular, quien tuvo que ser llevado anoche al hospital porque le subió la presión.

Por su parte, el alcalde de Utuado Alan González ya sometió una petición de fondos para aumentar la altura del muro que separa el monte de la urbanización, para la limpieza de ese terreno, y para agrandar el desagüe.

“Este año es la tercera ocasión que algo como esto ocurre”, dijo González, quien encabezó los trabajos de limpieza de la AEMEAD y del municipio.

Según el alcalde, ya se activó un plan y cuentan con refugios para personas afectadas.