Oficina médica en el pueblo de Vega Baja.
La Reforma de Salud se basa en el modelo de cuidado coordinado, donde el médico primario controla los referidos de los asegurados a otros servicios que puedan necesitar. (Wanda Liz Vega Dávila)

A partir del próximo 9 de noviembre los asegurados del Plan de Salud del Gobierno (PSG) tendrán que volver a sus médicos de cabecera para pedirles referidos a servicios médicos que estén fuera del alcance del nivel primario, como laboratorios, estudios de radiología y la visita a médicos especialistas, entre otros.

El requisito de referidos había sido eximido por la Administración de Seguros de Salud (Ases) el pasado 17 de julio para tratar de minimizar la posibilidad de contagios de COVID-19 al facilitar y expandir el acceso a los proveedores y servicios disponibles para los beneficiarios de la Reforma.

Sin embargo, el pasado 23 de octubre el licenciado Jorge Galva, director ejecutivo de la Ases, emitió una carta normativa (20-1023-01) anunciando el próximo restablecimiento del requisito de referido para todos los servicios del Plan Vital.

“Luego de evaluar el comportamiento de las redes de proveedores y la accesibilidad y adecuacidad de éstos y, además, considerando el efecto negativo no deseado de la ausencia de este referido sobre el modelo de cuidado coordinado se ha determinado la necesidad de restablecer el requisito de referido suspendido por la previa carta normativa”, informa Galva en el documento al cual El Nuevo Día tuvo acceso.

En entrevista con este diario, el funcionario explicó que, tras el cierre y limitación de los servicios médicos durante varios meses a raíz de la pandemia, ya se ha restablecido el sistema de salud y no se ha observado ningún problema de accesibilidad y adecuacidad dentro de las redes de proveedores de la Reforma de Salud.

Enfatizó, sin embargo, que lo que se notó durante los últimos meses fue una mayor utilización en los servicios de especialistas atendiendo la salud de los asegurados.

“Los médicos primarios nos dijeron que se le estaban perdiendo los pacientes con los (médicos) especialistas atendiendo otras condiciones (fuera de sus especialidades). Nuestro sistema es uno de cuidado coordinado, donde el director de orquesta es el médico primario”, indicó Galva.

Resaltó que el comportamiento en la utilización de servicios en los últimos meses mostró que el principio básico del sistema, basado en uno de cuidado coordinado, estaba en riesgo.

“Había peligro de que se nos fuera de control el cuidado coordinado”, indicó.

Bajo el modelo de cuidado coordinado varios médicos atienden a un paciente en común, pero con el médico primario como médico de cabecera y quien emite los referidos a otros servicios que pueda necesitar el asegurado.

El doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, comentó que varios grupos médicos primarios se habían quejado de una mayor utilización de servicios de salud desde que se flexibilizó el requisito de referidos. Sin embargo, comentó que volver a este control podría provocar un mayor flujo de pacientes y de conglomerados de personas para situaciones que no representan emergencias médicas.

“Eso podría aumentar el riesgo de contagios (de COVID-19) porque va a aumentar las interacciones (entre personas). Hay que vigilarlo de cerca”, sostuvo.