Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Aunque la también vicepresidenta del Partido Nuevo Progresista dijo no considerarse una “estofona” confesó que se graduó con un promedio de 3.87. (Archivo)
Aunque la también vicepresidenta del Partido Nuevo Progresista dijo no considerarse una “estofona” confesó que se graduó con un promedio de 3.87. (Archivo)

De ahora en adelante la representante Jenniffer González no sólo creará legislación sino que también abogará por la paz y la mediación en conflictos.

No es que la legisladora se haya convertido en representante de una organización pacifista. Es que esta semana carga orgullosa con un nuevo título. González obtuvo el martes su maestría en Derecho con concentración en litigación y métodos alternos.

Aunque la también vicepresidenta del Partido Nuevo Progresista dijo no considerarse una “estofona” confesó que se graduó con un promedio de 3.87.

“A mí me encanta estudiar. Fue una maestría bien completa y bien variada de litigación. Soy de un grupo bien pequeño que lo logramos hacer (la maestría) en un año”, dijo no sin antes destacar que el proceso de mediación es uno de los más usados en Estados Unidos y Europa por considerarlo una herramienta “rápida y más económica” para lidiar con conflictos.

Aseguró que pudo dedicarse a sus estudios y al trabajo legislativo estudiando “de madrugada  y obviamente, organizándome en términos del debate y las medidas”.

Como parte de esos estudios en la Universidad Interamericana de Puerto Rico, González valoró las enseñanzas de excelentes profesores entre los que destacó a Harold Vicente, quien le dio clases de litigación compleja; el abogado Harry Anduze, quien le enseñó de litigación constitucional y la fiscal federal María Domínguez, quien impartió un curso de crímenes de cuello blanco.

La representante reconoció que hace unos años estudió Derecho, pero aún no revalida. “En algún momento tengo que organizarme, como lo hice para esto”, destacó sobre la reválida.

En momentos en que los sindicatos se oponen a las medidas del gobierno para modificar sus beneficios y condiciones de trabajo, González reconoció que su nueva preparación viene “como anillo al dedo”. De hecho, dijo estar dispuesta a servir de mediadora y poner en práctica los conocimientos adquiridos.

Sin embargo, dijo que lo “primero es que tiene que haber voluntad, un requisito indispensable para sentarte en la mesa de negociación y ambas partes tienen que respetarse”. Algo que según  la legisladora, de 37 años, se ve cuesta arriba.

“Obviamente, en el campo del Derecho hay mediadores profesionales, certificados asi que me siento contenta con este logro académico que me da otra perspectiva y herramientas para manejar conflictos. Es una maestría que no se queda en la teoría”, sostuvo.

La representante obtuvo su bachillerato en ciencias políticas y economía de la Universidad de Puerto Rico. La legisladora hizo sus estudios secundarios en la escuela pública especializada en ciencias y matemática University Gardens, de Río Piedras.

Preguntada  de si continuará estudiando o no, González dijo “no lo descarto. Estoy viendo alternativas. Uno no estudia por estudiar. Uno estudia cosas que uno las puede aprovechar. No descarto seguir estudiando, a mí me encanta estudiar”.