Esta inesperada sorpresa preocupa a las autoridades francesas.

Ya son 1,010 kilos (2,226 libras) de cocaína en paquetes arrastrados por las olas los que se han recuperado en la costa atlántica de Francia. Así lo ha anunciado la Fiscalía de Rennes, que también ha informado que el flujo de droga no cesa desde que se localizara el primer paquete de un kilo (2.2 libras), el pasado 18 de octubre, en la población de Saint-Jean-de-Monts.

Debido a esta situación las autoridades han decidido tomar medidas drásticas ante la constante "marea blanca", como han denominado al suceso. Es por ellos que desde el pasado sábado la Policía ha reforzado el control en playas y estacionamientos del departamento de Gironda, mientras que seis comunas (Lacanau, Hourtin, Naujac, Cap-Ferret, Le Porge y Arcachón) han restringido considerablemente el acceso a sus playas, publicó el diario francés Le Figaro.

Asimismo, efectivos policiales detuvieron a un joven de 17 años de la ciudad de Toulouse con cinco kilos (11 libras)de cocaína que había encontrado en una playa de Lacanau. El menor permanece detenido por "detección y adquisición de sustancias ilegales" y se enfrenta a un máximo de diez años de prisión.

Ante este complicado panorama, las autoridades locales han pedido a la población no recoger ni llevarse los paquetes de cocaína. En caso de avistar alguno de estos, los vecinos deberán avisar a la Policía, a fin de evitar posibles consecuencias penales.

Se estima que la calidad de la droga es muy alta, con una pureza del 83 %, lo que eleva el riesgo de sobredosis. Las autoridades también advierten del riesgo de vender la cocaína hallada en la calle, ya que los potenciales vendedores podrían toparse con "matones reales" que controlan el mercado de la droga.

La zona a la que las olas siguen arrastrando la cocaína se extiende desde el extremo bretón, donde este martes se encontraron cinco kilos (11 libras) en una playa de la comuna de Camaret-sur-Mer (departamento de Finisterre), hasta Landes.

Existen varias hipótesis sobre el origen de la droga. La versión que ha ganado más fuerza durante las últimas horas es una pérdida de carga por daños o una tormenta que afectó a la embarcación que la trasladaba.

En tanto, el fiscal de Rennes, Philippe Astruc, dijo a Le Figaro que en "la investigación, en la que participan unos 100 investigadores, entre ellos unos 50 a nivel central, se enfoca en el análisis de los flujos marítimos".


💬Ver 0 comentarios