Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Colombia: La fiscalia le imputará a un hombre 276 violaciones a menores (semisquare-x3)
Juan Carlos Sánchez Latorre es custodiado por personal de la Policía de Colombia. (Fiscalía General de la Nación de Colombia)

Por primera vez, la Fiscalía General de la Nación de Colombia desarrollará una audiencia en la que, en una sola diligencia, le imputará 276 hechos de violencia sexual contra menores a Juan Carlos Sánchez Latorre, peligroso depredador sexual conocido como el "Lobo Feroz".

Tras ser deportado desde Venezuela, "Lobo Feroz" pasó la noche en los calabozos del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), y este viernes será llevado a los juzgados de Paloquemao, en donde tendrá que responder por los centenares de delitos que cometió entre 2007 y 2008.

La Fiscalía llevará a la diligencia imágenes y vídeos que probarían cómo este hombre se convirtió en el terror de niños y niñas, principalmente en Barranquilla (al norte).

Esos vídeos, que él mismo compartía en internet con personas en países como México, hacen parte de las pruebas con las que la Fiscalía probará los crímenes sexuales cometidos por Sánchez.

En México también fueron capturadas otras personas que tendrán que responder por pornografía infantil, y que tenían nexos con "Lobo Feroz".

También hay chats en donde se ve “la crudeza” con la que actuaba Sánchez, afectando la libertad sexual de decenas de niños, aseguró el general Jorge Luis Vargas.

El "Lobo Feroz" fue capturado en Venezuela, por petición de las autoridades colombianas, el 29 de noviembre del 2017. 

De acuerdo con Vargas, la ubicación de Sánchez Latorre se hizo a través de su familia. “Fueron ubicadas varias de las víctimas y contamos con la ayuda de personas cercanas (al "Lobo Feroz")”, dijo el general.

Por su parte, la vicefiscal María Paulina Riveros aseguró que, “al parecer, esta persona utilizaba las salas de juegos de Barranquilla para abordar a las víctimas y les ofrecía dinero para hacer vídeos”.

El depredador sexual también les ofrecía dinero a los menores para que se dejaran grabar, y así comercializar ese material. Por eso, la Fiscalía también le imputará el delito de pornografía.

Las autoridades, además, están pendientes de que se identifiquen presuntos casos de violación cometidos por Sánchez en Venezuela.

El relato de una víctima

Rafael* es la única víctima que, 10 años después, se ha atrevido a denunciar a Sánchez Latorre.

Rafael, en febrero, entregó su declaratoria en el juicio que se inició contra Sánchez en el Centro de Servicios Judiciales de Barranquilla, ante el juez octavo del Circuito con Funciones de Conocimiento, Álvaro Pérez, y el fiscal 38 de la Unidad Viva, un defensor público y dos testigos más.

Según la víctima, fue abusado por el "Lobo Feroz" y tres personas más en 15 ocasiones, desde enero de 2008, cuando tenía 13 años. “Uno de los que lo acompañaba siempre tenía una cámara en la que había fotos y vídeos de niños violados y desnudos”, sostuvo el hombre en la audiencia que se cumplió a puerta cerrada.

La denuncia contra Sánchez fue interpuesta en 2008 y, en ese entonces, la víctima aseguró que no había sido accedido carnalmente. Sin embargo, durante el interrogatorio en el juicio de este jueves, contó la verdad sobre cómo conoció a quien fue su abusador.

Recordó que fue mientras vendía flores en el parque de Los Enamorados, en el centro de Barranquilla. En ese lugar corría el rumor de que había un hombre que abusaba de niños, por lo que uno de sus hermanos le hizo la advertencia de que se cuidara.

El primer encuentro con el hombre fue en los alrededores del centro comercial Metrocentro, en el sur de Barranquilla, donde lo invitó a comer un perro caliente y una gaseosa. Después, lo llevó a un motel cercano junto con dos hombres. “Apenas entré al cuarto empezó a quitarme la ropa y a darme chupones mientras me amenazaba”, relató el joven.

Después de esa primera experiencia, Rafael aseguró que siempre lo iba a recoger al parque en una camioneta, en compañía de otros tres hombres y manifestó que “cada sábado, cuando tenía descanso, me iba a buscar con sus amigos, todos iban armados”.

El día que la Policía dio captura a Sánchez Latorre, en el 2008, Rafael estaba presente, y esa misma tarde interpuso la demanda en su contra.

De las 15 veces que fue abusado, 10 fueron en moteles de Barranquilla y 5 en el municipio de Soledad, Atlántico. Hasta el momento, los familiares de Rafael, de 24 años, desconocen lo que le ocurrió hace 10 años, y se amparó en el artículo 33 de la Ley 1257 de 2008, el cual dice que se puede requerir la privacidad en la sala de audiencias cuando son delitos de índole sexual.


💬Ver 0 comentarios