El exsacerdote francés Bernard Preynat en una visita al tribunal. (AP / Archivo)

París.- El excura francés Bernard Preynat, protagonista del caso de pederastia que destapó los abusos sexuales en la Iglesia gala y su encubrimiento por la jerarquía, fue condenado este lunes a cinco años de prisión firme por agresión sexual a menores.

La pena es inferior a la que pedía la Fiscalía, que había solicitado en el juicio ocho años de prisión.

Durante el proceso, el fiscal Dominique Sauves señaló ante el tribunal que Preynat había "puesto en marcha un método para dar respuesta a sus pulsiones". Preynat, de 75 años, acudió este lunes al Palacio de Justicia de Lyon donde la sentencia del Tribunal Correccional se comunicó a puerta cerrada por la epidemia del coronavirus, que ha llevado al Ministerio de Justicia a pedir que se anulen o retrasen los procesos en la medida de la posible y a cerrar los juicios al público.

Francois Devaux, presidente de la asociación "La palabra liberada", que agrupa a varias víctimas y que logró llevar al arzobispo de Lyon ante los tribunales, consideró en declaraciones a EFE que la condena es "ejemplar", no tanto por el número de años sino por haber impuesto prisión firme.

"No tengo competencias para saber si es lo suficientemente dura pero en paralelo a la decisión del juez, creemos que la respuesta de la sociedad no está a la altura", indicó Devaux.

El excura, que solía dirigir campamentos infantiles entre 1971 y 1991, período durante el cual abusó de numerosos jóvenes de entre siete y 15 años, siguió trabajando en el seno de la diócesis de Lyon hasta 2015 pese a las numerosas denuncias y llamadas de atención que habían llegado en su contra.

El caso salpicó especialmente al arzobispo de Lyon, Philippe Barbarin, que fue condenado en primera instancia por encubrir a Preynat y absuelto en enero en apelación.

Barbarin, uno de los clérigos más influyentes de Francia y cercano al papa Francisco, presentó su dimisión al pontífice, que la aceptó finalmente a principios de este mes.

Devaux, una de las víctimas de Preynat, estimó que la pederastia no se cura con cárcel sino con tratamientos y apuntó que las sentencias de la Justicia son incoherentes y poco fiables por la divergencia de las decisiones en el caso de Preynat y de Barbarin.

Informó además que su asociación ha decidido apelar la decisión sobre Barbarin ante el Tribunal Supremo.

El escándalo en torno a Preynat inspiró la película "Grâce à Dieu", del director francés François Ozon, que se estrenó en Francia en 2019.


💬Ver 0 comentarios