El papa Francisco ofrece su bendición desde su estudio con vistas a la Plaza de San Pedro en el Vaticano. (AP)

El papa Francisco afirmó hoy, martes, que la pandemia del COVID-19 "ha evidenciado muchas deficiencias en la atención sanitaria" en algunos países y ante ello exhortó a los gobernantes "a que inviertan en sanidad, como bien común primario, fortaleciendo las estructuras y designando más personal de enfermería".

Así lo señaló el pontífice en su mensaje con motivo de la Jornada Mundial de la Enfermería, en el que valoró el papel de los enfermeras y enfermeros que calificó como "santos de la puerta de al lado".

"Es importante reconocer efectivamente el papel esencial que desempeña esta profesión para la atención al paciente, para la actividad de emergencia territorial, la prevención de enfermedades, la promoción de la salud, la asistencia en el sector familiar, comunitario y escolar", observó.

El papa señaló que "los enfermeros y enfermeras, así como las comadronas, tienen derecho y merecen estar más valorados e involucrados en los procesos que afectan a la salud de las personas y de la comunidad".

Al mismo tiempo, instó a "mejorar sus condiciones de trabajo y garantizar sus derechos para que puedan llevar a cabo su servicio con plena dignidad".

El papa recordó cómo en "este momento histórico, marcado por la emergencia sanitaria mundial a causa de la pandemia del virus COVID-19" se ha redescubierto "la importancia del rol del personal de enfermería, como también el de la obstetricia".

"Diariamente presenciamos el testimonio de valentía y sacrificio de los sanitarios, en particular de las enfermeras y enfermeros, quienes con profesionalidad, sacrificio, responsabilidad y amor por los demás ayudan a las personas afectadas por el virus, incluso poniendo en riesgo la propia salud", añadió.

Recordó que prueba de ello es el hecho de que, "desgraciadamente, un elevado número de sanitarios han muerto al cumplir fielmente con su servicio".

"Son hombres y mujeres que han dicho sí a una vocación particular: la de ser buenos samaritanos que se hacen cargo de la vida y de las heridas de los demás", subrayó.

El papa Francisco dedicó hoy también su misa matutina a los enfermeros y enfermeras, de los que dijo que en esta época de pandemia "han dado ejemplo de heroísmo".

"Recemos hoy por los enfermeros y enfermeras, hombres, mujeres, muchachos y muchachas que tienen esta profesión, que es más que una profesión, es una vocación, una dedicación. Que el Señor los bendiga. En esta época de la pandemia han dado ejemplo de heroísmo y algunos han dado su vida. Recemos por las enfermeras y los enfermeros", dijo durante la misa diaria en la capilla de su residencia, Casa Santa Marta.


💬Ver 0 comentarios