En ciudades como Wuhan, en China, hubo un frepunte de casos de COVID-19 por la reapertura. En la foto, una mujer con mascarilla intenta cruzar la calle en Londres. (AP)

Nueva York - El vasto sistema ferroviario de India volverá a funcionar y millones de personas podrán salir de sus casas en Filipinas, pero un experto advirtió que muchos países están avanzando a ciegas hacia la reapertura porque no han establecido sistemas sólidos para rastrear los nuevos brotes de coronavirus.

En Estados Unidos, algunos de los principales expertos en enfermedades infecciosas comparecerán vía telemática en el Senado el martes, un escenario en el que presidente, Donald Trump, no controlará la agenda. Se espera que senadores demócratas formulen preguntas difíciles acerca de la tasa de fallecidos en el país, la capacidad para realizar pruebas de detección y los fallos que se perciben en el gobierno.

En India, una estricta cuarentena había ayudado a un número de contagios confirmados relativamente bajo entre sus 1,300 millones de habitantes. El transporte ferroviario, aéreo y por carretera quedó suspendido a finales de marzo. Pero en los últimos días, a medida que se suavizaban las restricciones y algunos negocios volvían a funcionar, las infecciones y las muertes repuntaron.

Con la reanudación de la actividad ferroviaria, desde grandes ciudades seleccionadas, incluyendo Nueva Deli y Mumbai, partirán trenes especiales que circularán a plena capacidad. Los pasajeros podrán entrar a las estaciones solo si no muestran síntomas y pasan controles de temperatura.

En Filipinas, el presidente Rodrigo Duterte anunció el alivio de una cuarentena que ha encerrado a millones de personas en sus casas y ha tenido un importante costo económico. Quienes quieran regresar al trabajo deben seguir las pautas para evitar más decesos y una segunda oleada del virus, agregó.

Continúan las dudas sobre la preparación de muchos países para poner fin a los bloqueos. El jefe de emergencias de la Organización Mundial de la Salud, el doctor Michael Ryan, señaló que las robustas medidas de rastreo de contactos adoptadas por Alemania y Corea del Sur ofrecen esperanzas de que esos países puedan detectar y frenar los focos del virus antes de que se descontrolen.

Pero otras naciones no han utilizado de forma efectiva a investigadores para contactar con quienes dieron positivo al coronavirus, rastrear sus contactos y ponerlos en cuarentena antes de que puedan propagar el virus, afirmó negándose a nombrar a ninguna nación en concreto.

"Cerrar los ojos y tratar de conducir a través de una persiana es una ecuación tan tonta como esto", dijo Ryan. "Y me preocupa realmente que ciertos países se estén preparando para manejar a ciegas durante los próximos meses".

El temor al repunte en los contagios tras el alivio de las cuarentenas se hizo realidad en los últimos días: en Alemania hay nuevos focos ligados a tres mataderos; en Wuhan, la ciudad china donde comenzó la crisis, y en Corea del Sur, que detectó 85 nuevos casos vinculados a clubes de ocio nocturno que reabrieron tras la suavización de los controles.

El seguimiento de los contactos en Estados Unidos sigue siendo un mosaico con distintos enfoques y niveles de preparación. Los estados están contratando a personal para llevar a cabo esos rastreos y los expertos dicen que se necesitarán decenas de miles en todo el país.

Apple, Google, algunos estados estadounidenses y naciones europeas están desarrollando aplicaciones de seguimiento para celulares que muestran si alguien se cruzó en el camino de una persona infectada. Pero estos complementos tecnológicos no suplen a un intensivo trabajo humano, afirman los expertos.

En todo el mundo, el virus ha infectado a más de 4.1 millones de personas y mató a más de 285,000, incluyendo más de 150,000 en Europa y 80,000 en Estados Unidos, según un conteo de la Universidad Johns Hopkins. Los expertos creen que estas cifras son mucho menores que el alcance real de la pandemia.


💬Ver 0 comentarios