Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Las autoridades estadounidenses les colocaron grilletes en los tobillos a unas 250 garífunas que llegaron el año pasado a Nueva York, para monitorear su ubicación. (AP)

NUEVA YORK — Entre ellos hablan una lengua de origen arahuaco y le cantan a sus ancestros en ceremonias llamadas "chugu". Con su piel negra y sus cabellos rizados, pocos se dan cuenta de que son centroamericanos.


💬Ver 0 comentarios