Varios funcionarios del gobierno francés, como el ministro de Salud Olivier Veran (izquierda), el primer ministro Edouard Philippe, al centro y atrás, y el presidente Emmanuel Macron (derecha), asisten a una reunión sobre el brote de COVID-19 en Francia,

París — El gobierno de Francia está prohibiendo todas las reuniones públicas en interiores de más de 5,000 personas, como un medio más para frenar la propagación de la epidemia de un nuevo coronavirus y está recomendando que la gente ya no se salude con besos.

El ministro de Salud, Olivier Veran, anunció la cancelación de grandes reuniones en espacios reducidos después de reuniones especiales del gobierno el sábado que se centraron en las respuestas a la epidemia.

Habiendo recomendado previamente que las personas eviten darse la mano, el ministro dijo que también deberían reducir "la bise": la costumbre en Francia y en otras partes de Europa de dar saludos con besos o besos en el aire muy cerca de las mejillas.

Las restricciones más estrictas para las reuniones públicas tuvieron un impacto inmediato. Una importante feria comercial de cuatro días en Cannes para inversores inmobiliarios se aplazó de marzo a junio. Un medio maratón programado para el domingo en París también fue cancelado, al igual que un carnaval en la ciudad alpina de Annecy, anunció Veran.

Dijo que otros eventos y reuniones al aire libre que podrían conducir a que convivan personas de áreas infectadas también podrían cancelarse.

Las reuniones públicas están prohibidas por completo en la región de Oise, al norte de París, donde hubo un brote, y en una ciudad de los Alpes que también ha visto un fuerte aumento de infecciones, dijo.

Hasta el sábado, Francia había registrado un total de 73 casos, frente a los 57 del viernes. De ellos, 59 personas permanecen hospitalizadas, dos murieron y 12 se recuperaron, dijo el ministro.


💬Ver 0 comentarios