Hallan información de rivales y documentos históricos en el allanamiento a la casa de Cristina Kirchner (horizontal-x3)
Miembros de la Policía Federal argentina ingresan a la vivienda de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en Buenos Aires. (AP)

Durante todo el fin de semana, personal de la Policía Federal Argentina inspeccionó la casa que la expresidenta Cristina Fernández tiene en la ciudad de El Calafate, en la Patagonia argentina, en el marco de los allanamientos ordenados por el juez Claudio Bonadio respecto de la causa de los "cuadernos de las coimas (sobornos)".

Y los hallazgos obtenidos tras la diligencia ya están dando que hablar en el país sudamericano. Según reportan diversos medios locales, el descubrimiento principal ocurrido durante el operativo iniciado el viernes fue el de una bóveda ubicada en el acceso al subsuelo de la propiedad de 5,220 pies cuadrados que se encuentra en la provincia de Santa Cruz (al sur).

Fue en ese espacio de cemento, que alguna vez tuvo una puerta de seguridad, donde los investigadores encontraron diversas carpetas con información de los adversarios políticos de la exmandataria y de su marido, el también expresidente Néstor Kirchner.

Uno de los investigados sería el empresario y político Francisco De Narváez, del cual se obtuvieron escuchas telefónicas ilegales, según detalla el diario Clarín. Asimismo, de acuerdo al matutino, se halló un informe sobre el juez Claudio Bonadio y otro sobre la magistrada Sandra Arroyo Salgado, exmujer del fallecido fiscal Alberto Nisman, asesinado en medio de la investigación que sostenía contra Cristina Fernández por encubrimiento de los autores del atentado a la mutual judía AMIA.

Pero entre todos los hallazgos, el que más llamó la atención, según el medio digital OPI de Santa Cruz, fue el de una carta original que el libertador argentino José de San Martín le escribió al chileno Bernardo O'Higgins. Dicho documento estaría resguardado por un papel antihumedad, un marco y un vidrio protector. El mismo medio también consigna que se encontró un escrito original del expresidente argentino Hipólito Irigoyen.

Todo esto junto a regalos presidenciales como jarrones y otros objetos de gran valor. Las diligencias las encabezó personal de la Policía Federal junto a la brigada canina K-9 y personal de Gendarmería (fuerza armada). Además de lo ya descrito, se incautó una camioneta Honda modelo CRV de propiedad de la expresidenta, según precisó La Nación.

El operativo de El Calafate se suma a los realizados desde el jueves en el departamento de Fernández en Buenos Aires y su casa de Río Gallegos (en el sur argentino).

En esta última, aseguró La Nación, se notaba que era una propiedad "de paso", ya queno se encontró ropa y la mayoría de los cajones estaban vacíos. En lo que va de investigación, ya se han decomisado unos 250 cuadros avaluados en 4.5 millones de pesos argentinos (más de $145,000). También se incautó dinero en pesos chilenos, uruguayos y reales; nueve armas de fuego; equipos de telefonía móvil y electrónicos y un gran número de vehículos de diferentes marcas y modelos. 

La respuesta de la defensa de Cristina Fernández

Tras esto, la defensa de Cristina Fernández salió al paso para desmentir esta información, al mismo tiempo que reclamó por las condiciones impuestas durante los allanamientos.

En una carta firmada por el abogado Carlos Alberto Beraldi, el profesional alegó que no se le permitió controlar la diligencia llevada a cabo en el departamento de la exmandataria en Buenos Aires, "violándose expresamente las disposiciones constitucionales, la ley dictada en consecuencia y lo que el Senado de la Nación dispuso en particular para este allanamiento". Asimismo, reclamó porque el operativo en El Calafate "fue extendido en el tiempo de manera ilegal y deliberada con el inequívoco propósito de seguir generando estrépito y material para las tapas de diario del fin de semana".

En este sentido, recalcó que la información revelada por la prensa es "absolutamente falsa", ya que "en ninguno de los domicilios hay bóvedas ni documentos u objetos que puedan tener una procedencia ilícita".

Asimismo, Beraldi aseguró que los objetos incautados "no sólo no guardan relación con el objeto de la causa, sino que además, son efectos que integran el ajuar del hogar, cuya incautación no tiene otro propósito que generar daño y humillación". Y por otro lado, el abogado también afirmó que, tras el allanamiento ocurrido en el departamento de Buenos Aires, las personas que ordenaron y limpiaron el inmueble "sintieron mareos, fuerte picazón en la garganta y los ojos y dificultades para respirar".

Tras ello, se realizaron los exámenes médicos de rigor para comprobar que las dolencias "tienen como origen un tóxico de contacto, recomendándose evitar, por todos los medios, una nueva reexposición al mismo ambiente". "Por esa razón mi representada decidió no regresar a ese departamento hasta tanto no se tenga una certera evaluación sobre el lugar y las cosas que fueron objeto de manipulación durante el allanamiento", agregó.


💬Ver 0 comentarios