Imagen de uno de los canales de Venecia antes de la pandemia del COVID-19. (EFE)

La patronal hotelera de Venecia alertó hoy del impacto del coronavirus en el sector turístico, el principal motor económico de la ciudad, que obligaría a cerrar a "los alojamientos más pequeños", según aseguró la vicepresidenta de la asociación de hoteleros venecianos, Stefania Stea.

En una conferencia de prensa telemática con la prensa extranjera, Stea calculó que el sector tan solo podría recuperar entre junio y final de año un 20% de lo que ha perdido desde que empezó la pandemia.

"Prevemos que habrá una vuelta del turismo a mitad de junio", vaticinó la empresaria, unas fechas a partir de las cuales Italia permitirá abrir bares y restaurantes y relajará las restricciones de desplazamientos.

Señala, no obstante, que este turismo será interno, con clientes italianos o bien de países limítrofes que puedan acceder en tren o en coche a la ciudad, vista la reducción del tráfico aéreo.

"Ya estábamos expuestos a una situación muy difícil con la inundación de noviembre y esperábamos recuperarnos con el Carnaval", afirmó Stea, algo que no ocurrió, ya que este evento fue de los primeros en cancelarse en Italia al inicio de la epidemia.

Su asociación reclama reabrir ya, pero con medidas de seguridad, el sector hostelero y de la restauración, ya que "hay gente a la que le cuesta poner un plato en la mesa" y lamenta la lentitud del gobierno en hacer llegar ayudas y subvenciones.

"Estamos en pie de guerra, estamos preparados para reabrir. No queremos caridad, sino que nos permitan retomar la actividad", subrayó.

Afirmó que ya algunos hoteles, especialmente los de menor tamaño, se han puesto en venta porque "no llegan a septiembre y octubre", que de todos modos es temporada baja y no permitirá recuperar todo lo perdido.

Sobre si esta pandemia afectará al modelo turístico de una ciudad masificada y con cada vez menos habitantes, Stea confía en que se produzca una "repoblación" de Venecia y en que el turismo que llegue sea "de mayor calidad", dado el esperado desplome de los vuelos de bajo coste.

La esperanza de los empresarios hoteleros es que el turismo se recupere en parte con la Bienal de Arquitectura, retrasada a agosto, y la Mostra de Cine, que tendrá lugar en septiembre.

Más difícil ven la llegada de turistas norteamericanos, que no la esperan hasta mediados de 2021, lo que supone un gran perjuicio para el sector, ya que representaban el 20 % de la facturación, aseguró.

"No podemos vivir solo con el mercado italiano", aseveró Stea, quien cree que la pérdida de capacidad económica de los ciudadanos limitará los periodos vacacionales.

Italia dejará de recibir en el periodo de marzo a mayo los 81 millones de turistas que visitaron el país en este periodo del pasado año, según datos del Instituto Nacional de Estadística (ISTAT).

Se perderán también los $10,219 millones que los turistas extranjeros se dejaron en el país en este trimestre el pasado año.


💬Ver 0 comentarios