Juan Guaidó (semisquare-x3)
"Lo que domina hoy en Venezuela es la idea de cambio", asegura Juan Guaidó. (EFE).

"¡Qué fue menor!". Un día después del regreso triunfal a Venezuela, Juan Guaidó mantiene el estado de gracia y las ganas de bromear. El presidente encargado contesta con la expresión que él mismo viralizó en las redes sociales y que se usa entre los jóvenes venezolanos. Una expresión que resume una de las grandes claves de su éxito en un país cansado de políticos de toda la vida y escéptico a golpe de propaganda gubernamental.

Guaidó habla directo, sin circunvalaciones pero sin insultar en el país de los gritos. Siempre empeñado en sumar nuevos adeptos a su causa. Y con la fuerza de la pasión, la misma que ayer lo encaramó sobre el capó de un vehículo o que lo hizo escalar con agilidad a varios metros de altura por el andamiaje del escenario de su mitin, en evidente contraste con el pesado paso marcial que Nicolás Maduro impone en los trotes junto a su generalato. 

El factor personal sorpresa se sumó a la fórmula unión, presión popular y apoyo internacional, que trajeron hasta aquí al líder opositor cuando se cumplen dos meses de su acceso a la presidencia del Parlamento, el mismo día que el chavismo intentaba celebrar el sexto aniversario de la "siembra" de Hugo Chávez, fallecido en el 2013 víctima de un cáncer.

Una fórmula que sorprendió al país y también al mundo y que lo llevó a unas cotas de reconocimiento impensables hace 60 días. De celebrarse hoy unas elecciones presidenciales, el "desconocido" Guaidó barrería al todopoderoso Maduro del escenario político: 77% contra 23%, según Datanálisis

—Un día después, ¿han vuelto a recuperar la iniciativa pese al traspié del 23-F y tras el éxito de anteayer?

Sin duda, pero considero que nunca hemos perdido la ofensiva en esta etapa. Esta estrategia ha sido determinante para construir capacidades y aglutinar a todos los sectores de la sociedad venezolana. Creo que ya no solo es un tema de políticos, sino de la sociedad, de los estudiantes, de los gremios, de los sindicatos, de la Iglesia católica y de todos los que quieren un cambio en Venezuela, incluso desde el chavismo disidente. Hasta mantuvimos reuniones con los exministros (de Chávez).

—¿Cómo percibe al país en su regreso, tras 10 días de cumbres y gira en la región?

Lo que domina hoy en Venezuela es la idea de cambio. Por eso es importante mantener esa ofensiva, aunque es difícil cuando tenemos 20 años intentándolo, cuando hemos sufrido frustraciones y hemos cometido errores. Lo determinante es una estrategia, una visión y la construcción en paralelo de un plan país para el futuro.

—Tras el golpe que significó su regreso, el chavismo se mueve entre el silencio y las quejas ante su entrada al país pese a las amenazas previas.

El día de ayer denota lo que ha sido la fractura en el régimen. Que me amenazaran con cárcel, desde quien usurpa hoy funciones, Maduro, hasta su segundo, Diosdado Cabello. Que no hayan ejecutado esa amenaza los deja en una posición de evidente debilidad.

—¿Cómo fue su paso por migración y su conversación con el policía migratorio? Usted mismo reveló que uno de ellos le dijo "bienvenido, presidente".

¡Fue reveladora! Y no solo con él, sino con todos los que estaban allí. Ojo, para poder salir de Venezuela hacia Cúcuta tuvimos conversaciones con militares en el camino y la sensación es de hastío con lo que pasa en Venezuela, como la tiene el 90% de la población. Ya no es un tema de una fracción, es un tema del país, el país está enfocado en el cambio y los que están bajo presión son los funcionarios. Pero la atención ayer fue de bienvenida al país.

—¿Qué sintió el lunes cuando la gente de su tierra natal (Vargas, colindante con Caracas) se abalanzó a la autopista para frenar la caravana en la que usted salía del aeropuerto? Ese momento ha dejado algunas de las imágenes más poderosas del desafío contra el chavismo.

Sentí el reconocimiento que ya nos habían dado en otros países. Pero más en el caso venezolano, donde está secuestrado el Estado. Esos fueron los honores. Pero a la vez una gran responsabilidad, un gran compromiso para nuestra gente, que lo está pasando muy mal en las calles de Venezuela, y que nos compromete mucho más. A pesar de que la están pasando tan mal hay un intangible poderoso que es la esperanza de poder cambiar, que nuestros familiares vuelvan a Venezuela, son más de cuatro millones los que se han visto forzados a emigrar. Esa emoción que sentimos ayer los venezolanos es determinante en nuestra lucha.

—Pasaron dos meses desde su toma de posesión como presidente de la Asamblea, dos meses que parecen varios años. ¿En qué ha cambiado el Guaidó de entonces con el que ahora acaba de regresar a su país?

Más compromiso y más responsabilidad, mucha más. Esa esperanza que nació para no morir no solo debemos mantenerla, también materializarla. Hemos logrado mucho reconocimiento, muchas acciones específicas, pero lo vamos a lograr cuando cese la usurpación. La victoria será completa cuando empiece a entrar la ayuda humanitaria de manera constante, cuando detengamos la emergencia humanitaria, cuando empecemos a reconstruir el aparato productivo y cuando se reencuentren las familias en Venezuela al acabar la dictadura. ¿Qué no ha cambiado? Que seguimos enfocados en el objetivo, no podemos distraernos ni un segundo y no podemos cometer errores en un momento tan trascendental de la historia de Venezuela.

—¿Cuál es la fórmula mágica para alcanzar el "cese de la usurpación", primer punto que antecede al "gobierno de transición" y a "elecciones libres" que tantas veces ha repetido en estos días?

Tenemos todos los elementos, pero ¿cuál va a ser el "ingrediente X" que va a desencadenar los tres puntos? Hemos visto muchos: cómo se decantan las fuerzas armadas, hemos visto cómo ayer no actuaron, tampoco el 23-F cuando no actuaron pero sí dejaron que actuaran los colectivos (paramilitares chavistas). Ahí hicimos un llamado importante (exigió ayer a los militares que detuvieran la represión a tiro limpio de los colectivos). Hemos visto la cooperación internacional y la atención del mundo, hemos visto la movilización social y la incorporación de la ciudadanía.

Tenemos los principales ingredientes para la transición. ¿Cómo fue en el caso de Alemania cuando cayó el Muro de Berlín? Fue un "ingrediente X", como en Chile, donde hubo un referéndum y la Concertación. ¿Cómo pasó en Venezuela en el 58? Llegaron los militares y dijeron hasta aquí llegaste -al dictador Marcos Pérez Jiménez- después de todo un proceso.

—¿Cuál puede ser ahora en Venezuela ese "ingrediente X"?

Pueden ser muchos, cualquiera de los citados: alguien a lo interno de la revolución que diga ya basta, una gran movilización de nuestro lado, que las fuerzas armadas digan que hay que tener una elección libre. Hay muchos. Pero la clave es que nos mantengamos unidos y movilizados.

—¿Cómo ha sido el reencuentro con sus aliados internos tras 10 días fuera del país?

He tratado de rendir cuentas de lo que fue la gira por Sudamérica, muy productiva y positiva de cara al cese de la usurpación y también de cara a la transición y la recuperación económica en diferentes áreas, como la electricidad y con empresas que fueron expropiadas y pudieran regresar para generar empleo. Es algo que también están viendo las fuerzas armadas: mientras a Maduro se le cierran las puertas, a una transición se le abren.

—Cuentan los emigrantes venezolanos presentes en la Plaza San Martín de Buenos Aires (Argentina) que en aquella noche lloró todo el mundo.

Todos lloramos. Es conmovedor ver a tantos connacionales por el mundo, de esa magnitud, con esa energía y gritando "Queremos regresar". Es muy duro ver a tu familia, allí también estaba mi tía, amigos de la universidad, amigos de toda la vida de la cuadra en La Guaira. Pero también es muy bonito que mantengan la esperanza, que mantengan el nombre del país muy alto y tatuado en el pecho, en el corazón. Están muy pendientes de regresar, de lo que pasa en el país. También han sido embajadores por la vía de los hechos en todos estos países, lo que ha facilitado el proceso en Venezuela.

Es imposible invisibilizar la crisis, pese a que el régimen de Maduro pretende hacerlo, cuando tienes a todos esos venezolanos que tienen amigos argentinos a quienes cuentan lo que de verdad pasa en Venezuela. Un venezolano es de pleno derecho esté en donde esté y nosotros debemos velar por sus intereses y derechos. En Paraguay logramos que aceptaran los pasaportes vencidos, también otros países se están plegando a esta iniciativa. La burocracia está todavía secuestrada por la dictadura y es imposible sacar un pasaporte que cuesta miles de dólares si quieres hacerlo por una vía distinta a la normal. 


💬Ver 0 comentarios