Vista de una calle totalmente vacía durante el toque de queda en la Zona Colonial de Santo Domingo, República Dominicana. (EFE)

El Gobierno de la República Dominicana impuso el uso obligatorio de mascarilla en espacios públicos y lugares de trabajo a partir de este jueves para hacer frente a la expansión del coronavirus (COVID-19).

El ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, pidió a la población que respete esta directiva, pero no aclaró si se plantea imponer algún tipo de sanción a quien incumpla la orden.

"Ahora que estamos dictando de manera obligatoria (al) salir a la calle y en los lugares de trabajo el uso de mascarillas. Que por favor se use, se respete el uso de mascarillas en estos desplazamientos hasta tanto se tomen medidas más restrictivas en esa dirección", dijo el ministro en una rueda de prensa virtual.

Desde hace un par de semanas, la mayoría de supermercados en la capital dominicana obliga a sus clientes a usar mascarillas o tapabocas, y además ha aplicado límites en el aforo y ha incentivado a mantener distancia entre las personas al hacer fila.

El ministro también adelantó que se aplicarán nuevas "restricciones" en las provincias con mayor incidencia del virus, entre las que figura la capital, pero no detalló ninguna acción en concreto.

Estas medidas se sumarán al toque de queda que está en vigor en todo el país desde el pasado 20 de marzo y que prohíbe salir a la calle desde las 5:00 de la tarde hasta las 6:00 de la mañana.

El Gobierno dominicano también ordenó el cierre de comercios no esenciales, incentivó el teletrabajo y cerró las fronteras del país.

La dureza de las medidas necesarias para contener la pandemia ha enfrentado al ministro de Salud y a la Comisión de Alto Nivel creada por orden del presidente Danilo Medina para la prevención y control del coronavirus.

El ministro ha defendido que también se restrinja la circulación de personas durante el día, cuando el distanciamiento social, según él, "prácticamente no existe"; pero la Comisión de Alto Nivel se ha opuesto a imponer un toque de queda de 24 horas.

El país caribeño registra 3,755 contagios y 196 fallecimientos por el coronavirus, pero el Ministerio espera que estas estadísticas cambien a partir de mañana porque va a aumentar considerablemente la capacidad de procesar pruebas del principal laboratorio del país.

En las últimas 24 horas, se han registrado 141 nuevos contagios, lo que supone un incremento diario del 3.90 %, y 7 nuevos fallecimientos, según el boletín oficial publicado este jueves.

Una de las mayores preocupaciones de las autoridades es evitar un nuevo aplazamiento de las elecciones presidenciales y legislativas, que estaban inicialmente previstas para el 17 de mayo y han sido pospuestas al 5 de julio.


💬Ver 0 comentarios