Roma quiere evitar que los turistas se sienten y arrojen monedas a la fuente.

El consejo de la ciudad de Roma aprobó una resolución para establecer una barrera a lo largo de la famosa Fontana Di Trevi, uno de los puntos turísticos más visitados de Roma.

¿El motivo? Restringir el acceso a los turistas que no cumplen las reglas y se sientan en el monumento.

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, describió en un vídeo que publicó en Facebook que la barrera tendrá tres pies de altura (casi un metro) y estará compuesta de vidrio y metal. Aseguró que no obstruirá la vista del monumento como ya ocurre con otras fuentes importantes como la de los Cuatro Ríos, también en esa misma ciudad.

Otro de los motivos por el cual se pondrá esta barrera es para evitar que los turistas arrojen monedas a la fuente.

Según la tradición, si arrojas una moneda vas a volver a Roma, si arrojas dos encontrarás tu amor y si en cambio lanzas tres monedas, te vas a casar. Según el medio AFAR, esto resulta con una ganancia anual de $1.7 millones, dinero que es donado a caridades católicas como Caritas, que ayuda a los más necesitados.

La moción también incluye regular la venta callejera en los alrededores de la fuente, una actividad que muchos desarrollan para comercializar recuerdos del lugar.


💬Ver 0 comentarios