Un estudiante de Trinidad y Tobago en la Universidad de Howard en Washington. (AP)

San Juan. - Las autoridades sanitarias de Trinidad y Tobago informaron este sábado que el número de casos positivos por COVID-19 se dispararon de 9 a 49, la mayoría viajeros que habían sido puestos en cuarentena tras estar en un barco crucero.

Esos 40 nuevos casos forman parte de un grupo de 68 personas que habían sido puestas en cuarentena al llegar al país caribeño el pasado día 17 de marzo, informó este sábado en rueda de prensa el ministro de Salud trinitense, Terrece Deyalsingh.

El funcionario dijo, que aunque el primer ministro trinitense, Keith Rowley, alertó a la ciudadanía a que consideraran viajar en este tiempo, esas 68 personas se montaron en el barco crucero el 5 de marzo, obviando la advertencia.

El funcionario explicó que los casos positivos fueron trasladados a una área provista para la cuarentena al Hospital Caura, en el norte del país.

Mientras tanto, el ministro de Seguridad Nacional del país, Stuart Young, informó que las fronteras del territorio se cerrarán el domingo "hasta nuevo aviso".

Young, no obstante, clarificó que dicha restricción no corresponderá a los navieros con cargamentos de medicamentos, comida y suministros.

A su llegada a puertos, según dijo Young, a los tripulantes de los navieros no les será permitido desembarcar como medida de prevención al COVID-19.

Young, a su vez, criticó a los legisladores de la oposición y a otros opositores por presuntamente poner en riesgo a los trinitenses a que se contagien con el virus, que ya deja unas 11,000 personas muertas en el mundo.

Fue el expresidente cameral y senador de la oposición Wade Mark, quien dijo que el cierre de los clubes nocturnos propuesto por el Gobierno por la pandemia, provocaría el derecho constitucional de festejar en propiedad privada.

Según Mark, este le dijo al resto de sus colegas que "todo ciudadano tiene el derecho de disfrutar de su propiedad", y que la Constitución de Trinidad y Tobago le brinda a sus residentes el derecho de congregarse.

Mark, a su vez, dijo que el Ministerio de Salud no ostentaba algún derecho legal de acortar las actividades comerciales y advirtió de que los dueños de los comercios retarán cualquier restricción en los tribunales.

"Cualquier persona que ignore las medidas impuestas, en particular las de mantener abiertos sus bares, restaurantes, discotecas y cines, enfrentará las consecuencias", afirmó Young.

Ante ello, Young dijo que cualquier persona que necesite ir al supermercado y comprar bebidas, que la compre y se la tome tranquilamente en su casa.

"La única manera en que detendremos la propagación de estevirus es minimizando el contacto entre la gente como responsabilidad social", enfatizó.


💬Ver 0 comentarios