En esta imagen, tomada el 12 de mayo de 2020, un trabajador migrante del estado de Chhattisgarh ayuda a un niño a subir a un camión para viajar a sus aldeas, a cientos de kilómetros de distancia. (AP)

Nueva Delhi - Decenas de miles de empobrecidos trabajadores migrantes se mueven por toda India, a pie por autopistas o vías de tren o en camiones, buses y abarrotados trenes bajo un calor abrasador.

Algunos van acompañados por sus familias, desafiando la amenaza de la pandemia del coronavirus.

Dicen que se han visto obligados a marcharse de las ciudades y pueblos donde, durante años, trabajaron levantando viviendas y carreteras luego de que sus empleadores los abandonaron, víctimas de la cuarentena para frenar la propagación del virus.

El gobierno y organizaciones benéficas trataron de habilitar albergues para ellos, pero su número es tan abrumador que deja pocas opciones más allá de embarcarse en un peligroso viaje de regreso a casa.

La semana pasada, un tren atropelló a un grupo de trabajadores agotados que se quedaron dormidos en las vías por las que caminaban de regreso a casa, en el estado occidental de Maharashtra, matando a 16. El sábado, al menos 23 perdieron la vida en el norte del país cuando el camión en el que viajaban se estrelló contra otro estacionado en una autopista.

“No sé qué me depara el futuro", dijo Hari Ram, un albañil de 28 años que puso rumbo a su localidad natal en el centro de India esta semana con la esperanza de lograr un transporte a lo largo del camino.

“Una cosa está clara: Si me muero, moriré en mi casa. No volveré a pisar Nueva Delhi nunca", añadió.

Dasrath, de 32 años y que emplea solo un nombre, dijo que los “políticos indios solo vienen a nosotros por los votos durante las elecciones. Ahora estamos enfrentando una situación muy difícil y nadie nos está ayudando".

La mitad de la población de India vive con menos de tres dólares al día. Más del 90% de la fuerza laboral del país trabaja en el sector informal, sin posibilidad de acumular grandes ahorros ni de obtener beneficios sociales como bajas remuneradas o seguro de salud, según el Banco Mundial.

Los trabajadores migrantes dicen que pueden volver a cultivar la tierra o a tomar trabajos como construir carreteras, represas en lugares afectados por la sequía o albergues para animales bajo un programa gubernamental que garantiza 100 días de empleo al año en la India rural por 200 rupias (cerca de $3) por persona y jornada.

El éxodo preocupa a los principales fabricantes de bienes de consumo del país, que temen una posible escasez de mano de obra a medida que reanuden la producción.


💬Ver 0 comentarios