Salvador Gómez-Colón es un joven que luego del huracán María recaudó dinero para repartir lámparas solares entre la población. (AP)

Davos, Suiza — Cuatro jóvenes activistas climáticos, incluida Greta Thunberg y el boricua Salvador Gómez-Colón dijeron el martes a las élites reunidas en el Foro Económico Mundial de Davos que no están haciendo suficiente para combatir la emergencia climática, y advirtieron que se está acabando el tiempo.

En una mesa redonda en la localidad suiza de Davos, los cuatro dijeron confiar en que su generación ha encontrado su voz y puede trabajar con los poderosos para conseguir los cambios necesarios para limitar el cambio climático.

“Tenemos que empezar a escuchar a la ciencia y tratar esta crisis con la importancia que merece”, aseveró Thunberg, de 17 años mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegaba Davos antes de ofrecer un discurso. Trump sacó a su país del Acuerdo de París para limitar el cambio climático y ha cruzado críticas con Thunberg en medios sociales.

“No podemos resolverlo sin tratarlo como una auténtica crisis”, afirmó Thunberg.

La adolescente sueca se hizo famosa por celebrar una huelga estudiantil semanal, iniciando un movimiento global y recibiendo el premio de la revista Time a la persona del año 2019.

La gente está más concienciada ahora sobre el calentamiento global, señaló. “Parece que el clima y el medio ambiente son ahora un tema candente, gracias a la presión de los jóvenes”.

Los demás participantes en la mesa redonda mostraron la misma energía y emoción al hablar de los efectos del calentamiento global y de cómo debían jugar un papel central concienciando e insistiendo en que se hagan cambios.

Gómez-Colón, quien reunió fondos e hizo labores de concienciación después de que el huracán María devastara a Puerto Rico en el 2017, dijo que los activistas jóvenes hacen algo más que hablar.

“No estamos esperando cinco, 10, 20 años para emprender las acciones que queremos ver. No somos el futuro del mundo, somos el presente, estamos actuando ahora. No vamos a esperar más”.

“La generación mayor tiene mucha experiencia, pero nosotros tenemos ideas, tenemos energía y tenemos soluciones”, dijo Natasha Wang Mwansa, activista de 18 años de Zambia y que defiende los derechos de mujeres y niñas.

El momento de actuar es este, afirmó Thunberg, señalando que convertir el tema en prioridad no significa nada si el mundo no aborda la emergencia climática.

“No soy una persona que pueda quejarse de que no se yo se oye mi voz. Se me oye todo el tiempo”, bromeó. “Pero en general, la ciencia y la voz de los jóvenes no están en el centro de la conversación”.

Autumn Peltier, comisionada jefa de agua para la Anishinabek Nation, que representa a pueblos indígenas en Canadá, afirmó que no viajaron al Foro Económico Mundial buscando elogios.

“No quiero sus premios. Si van a premiarme, prémienme ayudando a encontrar soluciones y ayudando a traer cambios”.

Thunberg citó un informe de 2018 del comité científico de Naciones Unidas que calculó la cantidad de dióxido de carbono adicional que puede absorber la atmósfera antes de que la temperatura global media suba más de 1.5 grados Celsius (2.7 grados Fahrenheit).

Los líderes internacionales acordaron mantenerse bajo ese umbral cuando firmaron el Acuerdo Climático de París en 2015, pero los expertos advierten que las posibilidades de hacerlo se están esfumando.

“Estos números no son la opinión política ni la postura política de nadie”, dijo la activista. “Esta es la mejor ciencia disponible en este momento”.


💬Ver 0 comentarios