(horizontal-x3)
Vista externa de El Helicoide, lugar donde se encuentran recluidos en la ciudad de Caracas los políticos opositores al régimen de Nicolás Maduro (EFE/Miguel Gutiérrez).

El régimen de Nicolás Maduro ordenó en la tarde del martes a los militares de la Guardia Nacional Bolivariana retomar el control de El Helicoide, uno de los mayores centros de detención de presos políticos de Venezuela, luego de que sus instalaciones fueran tomadas por los prisioneros, que denunciaron maltratos y exigieron su liberación.

En comunicación telefónica con CNN en español, los presos políticos afirmaron que aún se mantenía "la situación de control del Helicoide" por parte de los prisioneros. 


"Estamos organizados, estamos resistiendo, nos hemos organizados para mantenernos firmes", dijo el opositor Daniel Ceballos, quien reiteró que no se trataba de una revuelta violenta. "No hay armas de fuego [...] Simplemente estamos tomando las instalaciones y estamos exigiendo que libere de forma inmediata a todos los presos políticos", agregó.

Horas antes, el fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, había informado que envió una delegación del Ministerio Público a la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) para atender las denuncias de los "presos políticos" que se alzaron para denunciar supuestos maltratos recibidos.

"Ante los hechos acaecidos hoy en la sede del Sebin Helicoide, instruimos a una comisión del @MinpublicoVE para que se trasladara a dicho recinto. En tal sentido esa delegación conversó con una representación de los privados de libertad y así atender sus peticiones", dijo en Twitter Saab.


"De la conversación realizada entre representantes del @MinpublicoVE y los privados de libertad manifestamos la voluntad de realizar las respectivas coordinaciones con las autoridades competentes, sistema penitenciario y de justicia a objeto de resolver la situación planteada", agregó en otro mensaje.


El funcionario reiteró esas declaraciones a CNN en Español y afirmó que la situación se encontraba controlada por las autoridades, versión que fue desmentida posteriormente por Ceballos.


El poderoso dirigente oficialista Diosdado Cabello, número dos del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) tras Maduro, desestimó las acusaciones. "Andan buscando pelea, tratando de llamar la atención, pero no nos vamos a equivocar", dijo en su programa en la televisora estatal VTV.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, condenó los "actos de violencia y maltrato" contra los reclusos que se identifican como "presos políticos" en Venezuela y que iniciaron el motín dentro de los calabozos del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

"Condenamos actos de violencia y maltrato contra presos políticos en Venezuela. Es una clara violación de DDHH (derechos humanos) y desconocimiento de las garantías fundamentales", afirmó en Twitter Almagro, que citó en su mensaje la noticia sobre las protestas en el Sebin, en el oeste de Caracas.


Según el diario venezolano "El Nacional", Jorge Fernández, el padre del preso político Vilca Fernández, denunció la situación irregular, donde se reportó que Gregory Sanabria, preso político desde el 2014, fue agredido junto a otros reclusos.

"Gregory Sanabria, uno de los presos políticos, ha sido brutalmente golpeado" y "aparentemente varios de nuestros presos han sido sometidos a torturas", dijo a periodistas la parlamentaria Delsa Solórzano frente al Helicoide, el edificio policial.


Patricia Gutiérrez, esposa del detenido Daniel Ceballos, denunció que Sanabria habría sido golpeado por presos comunes, lo que originó la protesta de los opositores, a la que -asegura- policías respondieron con gases lacrimógenos y perdigones.

Solórzano indicó en una declaración facilitada a periodistas que recibió una "denuncia formal" sobre presuntos actos "que atentan contra la vida e integridad física de los presos políticos".

Solórzano responsabilizó por estos hechos al director general del Sebin, Gustavo González López, y anunció que había conversado al respecto con la oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU.

Fernández denunció que la situación es bastante grave. "Están tirando bombas lacrimógenas, hay disparos, hay agresiones, los presos políticos han tomado los pasillos exigiendo la presencia del fiscal general",explicó. 

Mensajes grabados desde el centro de detención operado por el Sebin informaron que los presos políticos habían decidido unirse a los reos comunes para protestar por las condiciones infrahumanas a los que son sometidos y las constantes violaciones a los derechos humanos.

El padre de Vilca Fernández aseguró que la situación había sido denunciada anteriormente y que es consecuencia del hacinamiento, las terribles condiciones de los presos y la violación de sus derechos.

"El Sebin no cumple con las ordenes que mandan de los tribunales para trasladar a los presos a un centro asistencial, hay violación de derechos humanos, violación del estado de derecho, del debido proceso, hay presos políticos que tienen boleta de excarcelación y no los han liberado, lo que esta pasando es una consecuencia de todo eso" declaró. 

“Este es El Helicoide, tenemos esto tomado por los muertos aquí adentro, y por los menores de edad que aquí todos los días son torturados, porque hoy casi matan a otro compañero por órdenes de uno de los funcionarios”, declaró uno de los presos políticos desde adentro del recinto.

“Están lanzando bombas lacrimógenas y están disparando contra nosotros aquí adentro. Estamos pidiendo la presencia del fiscal general para que llegue a este lugar. Hasta tanto, no vamos a ceder, así nos maten”, agregó.

"Queremos ver a alguien, si es que existe en este país, que venga a estas mazmorras en donde matan gente y violan los derechos humanos de todos los venezolanos que estamos aquí", dijo el ex alcalde opositor y ex alcalde Daniel Ceballos junto a otros reclusos, en un video que ha sido difundido por medios locales y redes sociales.


Ceballos, que en 2015 participó durante semanas en una huelga de hambre, está privado de libertad desde hace cuatro años y acusado de promover la violencia de las protestas antigubernamentales de 2014 que acabaron con un saldo de 43 muertos, y centenares de heridos y detenidos.

"No tenemos juicio, no tenemos traslado, y hoy estamos decididos a resistir lo que sea, incluso nuestras vidas, para que aquí se escuche y se vea lo que ocurre en este calabozo, en estas mazmorras de la dictadura", agregó el político.

Entre los detenidos se encuentra el estadounidense Joshua Holt, un mormón acusado de posesión de armas de guerra y presuntos planes para desestabilizar al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En un mensaje en Twitter, la embajada de Estados Unidos en Caracas expresó su "preocupación" porque "Holt y otros ciudadanos estadounidenses están en peligro".

"Necesito auxilio (...), tomaron la prisión en donde estoy, están afuera y dicen que quieren matarme", expresó Holt en un video difundido por redes sociales. Acompañado por opositores, en otra grabación, se le ve más calmado y aclara que no está "secuestrado" en su celda.

Los presos piden libertad para quienes poseen orden de excarcelación, el traslado a tribunales para quienes aún no se les abre juicio y atención médica, según Solórzano, quien anunció que llevará el caso ante Naciones Unidas.

Representantes de la Fiscalía acudieron al lugar, fuertemente custodiado, para escuchar las peticiones y "resolver la situación", escribió en Twitter el fiscal general, Tarek William Saab.


La presidenta de la ONG Venezuela Awareness Foundation, Patricia Andrade, que vela por los derechos de los presos políticos en Venezuela, expresó preocupación por el uso de gases lacrimógenos.

“Ellos se encuentran en zonas donde no hay ventanas, ahí casi no hay ventilación. Si les tiras unas bombas, los ahogas”, señaló.

El Helicoide alberga alrededor de un centenar de presos políticos, incluyendo estudiantes menores de edad que fueron arrestados durante las manifestaciones del año pasado, explicó Andrade.


💬Ver 0 comentarios