Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Un oficial de policía vestido de civil inspecciona un automóvil policial destrozado en disturbios de fútbol en el estadio Kanjuruhan en Malang, Java Oriental, Indonesia.
Un oficial de policía vestido de civil inspecciona un automóvil policial destrozado en disturbios de fútbol en el estadio Kanjuruhan en Malang, Java Oriental, Indonesia. (The Associated Press)

Indonesia — El pánico y la desesperación por salir después de que la policía lanzó gases lacrimógenos en un partido de fútbol de Indonesia para ahuyentar a los fanáticos molestos por la derrota de su equipo dejó al menos 125 muertos, la mayoría de los cuales fueron pisoteados o asfixiados, en una de las peores tragedias en su tipo en la historia del deporte mundial.

💬Ver comentarios