Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.
El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un. (The Associated Press)

Seúl - Con una franqueza inusual, el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, admitió que las sanciones lideradas por Estados Unidos, la pandemia del coronavirus y las devastadoras inundaciones habían dañado la economía del país. El partido gobernante programó un inusual congreso en enero para fijar los objetivos de desarrollo para los próximos cinco años.