Una anciana recibe una dosis de la vacuna Pfizer COVID-19 en el centro de convenciones convertido en sitio de vacunación, en Quito, Ecuador. (The Associated Press)

Miami — La Organización Panamericana de la Salud aseguró el miércoles que los países de América Latina y El Caribe no han podido acceder de manera justa a las vacunas para combatir la pandemia del coronavirus y pidió que se busquen alternativas para lograr una inmunización equitativa.

“El tema del acceso equitativo es un tema urgente en la salud pública global”, expresó el subdirector de la OPS, Jarbas Barbosa. “América Latina y El Caribe están recibiendo mucho menos vacunas de lo que sería necesario”, dijo, y destacó la importancia de tener un “acceso más rápido y más amplio” que incluya tanto la fabricación de vacunas en países de la región y la colaboración entre naciones.

Las declaraciones de Barbosa en la rueda de prensa semanal de la OPS desde su sede en Washington tienen lugar en momentos que los países de la región y el mundo experimentan una fuerte brecha en la inmunización.

Más de 210 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 han sido administradas en 49 países y territorios de las Américas, pero la gran mayoría han sido aplicadas en un sólo país. Con más de 155 millones de dosis, Estados Unidos ha vacunado ya a poco más del 46.6% de la población, mientras que otros países como Ecuador sólo han aplicado 244,000 dosis que han llegado al 1.37% de la población, o Haití, que no ha comenzado a inmunizar, de acuerdo con información de la OPS y la Organización Mundial de la Salud.

La inequidad se da también a nivel mundial, con países como Israel que han vacunado ya a casi toda la población, el Reino Unido al 51.6% y otros como Irak que apenas han vacunado al 0.05%.

Los países desarrollados han conseguido gran parte de sus vacunas a través de acuerdos bilaterales que sellaron con las farmacéuticas, mientras que las naciones de menores ingresos dependen de donaciones o de las dosis proporcionadas por COVAX, el mecanismo que fue creado por las Naciones Unidas para facilitar el acceso equitativo y que hasta ahora ha encontrado obstáculos por la falta de suministros suficientes.

En las Américas apenas 2.6 millones de dosis han sido distribuidas por COVAX en 26 países.

Las infecciones, en tanto, siguen en aumento en algunos países de la región.

La semana pasada, hubo más de 1,3 millón de casos y más de 37,000 muertos, que representan más de la mitad de los fallecidos en todo el mundo.

La inequidad se da también dentro de los países, donde los grupos indígenas y las poblaciones remotas han sido impactadas de manera más fuerte debido al limitado acceso a servicios de salud.

La OPS ha expresado que mientras sigan las inequidades en la inmunización y el acceso al cuidado de la salud sea desigual no podrá controlarse la pandemia a nivel global.

“Necesitamos encontrar formas de compartir vacunas”, expresó la directora de la OPS, Carissa Etienne, y mencionó como ejemplos donaciones de dosis excedentes en países desarrollados y el incremento en la fabricación. “El progreso actual está lejos de alcanzar la cobertura necesaria para proteger a los grupos más vulnerables, cerca del 20% de la población, y reducir la alta tasa de mortalidad”, indicó.

Mucho más lejos aún de alcanzar al 70 o 80% de la población, la tasa que los expertos consideran podría ofrecer una inmunidad colectiva y ayudar así a controlar la transmisión.

💬Ver comentarios