Durante una reunión de la gobernadora con los legisladores del PNP, la mandataria reprochó las críticas que se le hacen desde el mismo partido, según un audio difundido ayer. (Luis Alcalá del Olmo)

Washington - En su primer viaje a Washington como precandidata a La Fortaleza, la gobernadora Wanda Vázquez Garced tuvo ayer que equilibrar su interés en acentuar los esfuerzos por agilizar el proceso de recuperación de Puerto Rico, tras los desastres naturales de los últimos dos años y medio, con la batalla política interna que tiene en la isla.

Nada más al llegar anteanoche a la capital estadounidense, por las redes circulaba un audio de la reunión reciente en que la gobernadora advirtió a los legisladores del Partido Nuevo Progresista (PNP) que, a pesar de que en los pasados “cinco meses” le ha dado a su colectividad la oportunidad “de ganar las elecciones” de noviembre próximo, “son ustedes mismos, no es más nadie”, los que “me están atacando a mí”.

“Que la gente esté muy pendiente a que muchas veces, estas críticas y esta fiscalización, no es tal fiscalización. (Son) más bien determinaciones políticas”, dijo Vázquez Garced a El Nuevo Día, al reaccionar a la divulgación del audio.

Al ser preguntada si las pesquisas de la Legislatura, dominada por el PNP, sobre el mal manejo de los suministros para damnificados buscan influenciar en la primaria interna por la candidatura a la gobernación –en la que se enfrenta al ex comisionado residente en Washington Pedro Pierluisi–, Vázquez Garced afirmó que “el pueblo es muy sabio y va a evaluar la pertinencia y la validez”.

En torno a si su argumento de que ha levantado al PNP de la crisis en que lo encontró después de la renuncia de Ricardo Rosselló Nevares no es hacer política partidista, la gobernadora sostuvo que “no es un secreto que soy PNP y estadista, pero lo que quiero decir es que el pueblo de Puerto Rico está cansado de la politiquería, que yo me he concentrado en ser la gobernadora para todos los puertorriqueños”.

Tras los terremotos de principios de enero, que han causado daños y estremecido particularmente el sur y suroeste de Puerto Rico, Vázquez Garced ha tenido que lidiar con las críticas en contra de su gobierno por la posible negligencia de la jefatura del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD) en la entrega de suministros en el sur. Además, se enfrentó a las denuncias de la exsecretaria del Departamento de la Familia Glorimar Andújar de que se utilizó la distribución de asistencia para el beneficio de políticos del PNP.

La gobernadora sostuvo que las denuncias de Andújar –quien considera que le costaron su cargo en laagencia– están bajo investigación administrativa en ese departamento, pero en consulta con el Departamento de Justicia.

“Mi instrucción es que se termine la investigación, que se llegue hasta las últimas consecuencias y se hagan los referidos que correspondan”, sostuvo la gobernadora.

Andújar, antes de ser despedida, suspendió de su empleo a la jefa de la Administración de Desarrollo Socieconómico de la Familia (Adsef), Surima Quiñones, a quien le imputó utilizar la distribución de suministros durante la emergencia causada por los sismos para adelantar la agenda de políticos del PNP cercanos a la gobernadora.

Ayer, la secretaria de Justicia, Dennise Quiñones Longo, dijo que la pesquisa sobre el almacén de Ponce –que provocó la destitución del exjefe del NMEAD Carlos Acevedo– puede extenderse por “dos o tres años”.

Vázquez Garced está en Washington para asistir, por invitación de la comisionada residente Jenniffer González, al mensaje sobre el Estado de la Unión que ofreció anoche el presidente Donald Trump. Pero, también se entrevistó, junto a la comisionada, con el senador republicano Rick Scott (Florida).

Al igual que Pedro Pierluisi, oponente primarista de la gobernadora, la comisionada González ha favorecido que se investiguen las denuncias de Andújar, quien llegó a recibir un mensaje del secretario de la Gobernación, Antonio Pabón Battle, para que revirtiera la suspensión de Quiñones.

Cuando Pierluisi y González –quienes hacen tándem en el PNP– piden investigar las denuncias de la exsecretaria de la Familia, ¿cree que también quieren hacerle daño político a usted?, se le preguntó a la gobernadora.

“Puedo hablar de mi gestión. No puedo hablar de los intereses que ellos puedan tener. Lo que digo es que yo, como exsecretaria de Justicia, como exfiscal por 23 años, quiero que las cosas se hagan de conformidad con la ley y el orden. Aquel que tome acciones en contra del pueblo debe investigarse y llegarse hasta las últimas consecuencias”, respondió.

Acuerdo con Vivienda federal

Por otro lado, Vázquez Garced anunció que su gobierno ha aceptado oficialmente el acuerdo de subvención que regulará la próxima partida de $8,221 millones en fondos del programa de desarrollo comunitario para atender desastres (CDBG-DR).

Vázquez Garced dijo que suscribió la oferta de acuerdo hecha por el secretario del Departamento de la Vivienda federal (HUD), Ben Carson, que vino acompañada de nuevos controles y restricciones en el manejo de esos fondos.

Bajo el plan de HUD, esos $8,221 millones –que forma parte de una asignación de fondos CDBG-DR que ronda los $20,500 millones– serán distribuidos en varios bloques. El primero sería de unos $1,700 millones.

La gobernadora dijo además que como parte del viaje, el secretario designado de la Vivienda de Puerto Rico, Luis Carlos Fernández Trinchet, y el secretario interino de la Vivienda, Dennis González, encabezaron una reunión en HUD sobre los fondos CDBG-DR.

“Queríamos establecer esa comunicación con ellos, para fortalecer la credibilidad”, dijo Vázquez Garced, cuyas expresiones de que mejora la confianza del gobierno federal contrastan con los nuevos controles que le imponen a la isla.

Como ha propuesto HUD para el uso de otros $8,285 millones que tienen que utilizarse en proyectos de mitigación y que todavía requieren de un plan de acción del gobierno de Puerto Rico, el acuerdo de subvención sobre el uso de los $8,221 millones requiere que los proyectos tengan el visto bueno del nuevo monitor financiero federal y que la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) certifique que cumplen con el plan fiscal y el presupuesto de la isla.

Los requisitos de HUD también obligan a que el gobierno de Puerto Rico demuestre que cumple con los objetivos hacia la reforma del registro de propiedades en la isla, no use los fondos para nada relacionado con mejoras a la red eléctrica y eche a un lado la orden ejecutiva que requiere pagar a $15 la hora a los trabajadores de obras de reconstrucción financiadas con fondos federales. El proceso burocrático también se complica.

Debido a que consideró esos requisitos como “trabas de más”, la gobernadora Vázquez Garced despidió al ex secretario de la Vivienda Fernando Gil Enseñat. La gobernadora volvió a defender la destitución de Gil Enseñat, pues considera que “desde un principio, dijimos que íbamos a cumplir con los requisitos”.

Días después de haber cesado a Gil Enseñat, quien respalda a Pierluisi como precandidato a gobernador, Vázquez Garced indicó que también estaba inconforme con el lento uso de los primeros $1,507 millones en fondos CDBG-DR que fueron hechos disponibles a la isla en febrero de 2019 y de los que, hasta diciembre, solo se habían utilizado $10.8 millones.

“Todo eso formó parte de la evaluación… al retirarle la confianza”, dijo Vázquez Garced. Al insistírsele en que explicara el poco uso de los fondos CDBG-DR, Vázquez Garced dijo simplemente que “fue muy lento el análisis de los casos”.

Para Vázquez Garced, quien rgeresa hoy a San Juan, este es solo su segundo viaje a Washington como gobernadora. Dijo que por atender la recuperación de la isla, no se quedará para la reunión del fin de semana de la Asociación de Gobernadores de EE.UU., que incluye una cena el domingo y una reunión el lunes en la Casa Blanca.


💬Ver 0 comentarios