Senador José Nadal Power, quien representa al Partido Popular Democrático (PPD).

La delegación popular en el Senado consignó su oposición al propuesto Código Civil que sería aprobado en la sesión de hoy, al radicar su propio informe negativo sobre la medida.

El documento fue firmado por el senador popular José Nadal Power, portavoz de la delegación en la Comisión sobre Relaciones Federales, Políticas y Económicas de la Cámara Alta. Nadal Power sostiene que el proyecto de ley debe ser devuelto a comisión para que se celebren vistas públicas.

El senador, por ejemplo, hizo alusión a cómo la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) condenó el lenguaje con que se pretende reconocer derechos a los no nacidos al describir la iniciativa como “una agresión al derecho fundamental de la mujer al aborto en etapas tempranas, a su libertad reproductiva y a salud”. El legislador popular recordó que el Departamento de Justicia también presentó reparos sobre el lenguaje propuesto.

“Criminalizando lo que el Tribunal Supremo federal reconoció como un derecho fundamental”, fue la frase que utilizó Justicia en su ponencia. La posición de Justicia fue avalada por la ahora gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, quien fue titular de esa agencia.

El Movimiento Amplio de Mujeres de Puerto Rico también condenó este lenguaje.

Los populares criticaron que se prohíba la clonación, cuando ya el Código Penal está consignado. También critican que, si bien se elimina la prohibición de práctica eugenésicas como selección de sexo y rasgos, se incluye un lenguaje vago, con que se prohíben prácticas “que obstaculicen la evolución natural del ser humano”.

La delegación de minoría sostiene que la maternidad subrogada, si bien no está prohibida expresamente, sí se incluye la frase de que el cuerpo humano “no puede ser objeto de contratación privada”. Críticos de este lenguaje sostienen que, sin que medie remuneración, la práctica de la maternidad subrogada se dificulta grandemente.

La Comisión de Derechos Civiles describió como “un retroceso” limitar la reproducción subrogada. La ACLU también se opuso la propuesta.

Los legisladores también objetaron que el proyecto tiene un lenguaje confuso para reconocer el parentesco por procreación asistida, concepto que no es definido en el Código Civil.

En cuanto a la eutanasia, los populares critican que sea prohibida, aunque ya está proscrita en el Código Penal. En el informe negativo se sostiene que, si bien se prohíbe, se reconoce también la facultad de un enfermo para rechazar tratamiento médico, lo que entienden es una contradicción.

¿Por qué una persona que experimenta un cáncer terminal o cualquier otra condición debe sufrir una muerte dolorosa cuando libre y voluntariamente puede decidir un trato distinto para sus últimos días de vida?”, se cuestionan los populares.

Los populares también critican la eliminación del matrimonio por poder, que significa que una persona puede autorizar a un tercero para que contraiga matrimonio en su ausencia. Supuestamente esta es una herramienta que utilizan los militares frente a “un riesgo inminente de muerte”.

El propuesto Código Civil, según los populares, adolece de reconocer las uniones de hecho -excepto para propósitos de adopción- y recuerdan que en borradores previos del Código se buscaba proteger relaciones “estables, públicas y continuas”.

“Su contenido guarda silencio sobre esta figura y obvia toda recomendación para proteger a las personas que han optado por esta modalidad de convivencia”, reza el escrito.

También se obvió, según los populares, la propuesta de permitir acciones de daños y perjuicios entre cónyuges “si el divorcio ha causado daños morales o materiales”.

El propuesto Código sí le reconoce a menores la capacidad de demandar a sus padres cuando no han administrado bien sus bienes. Los populares avalan este lenguaje, la reducción de causales de divorcio y la posibilidad de modificar capitulaciones matrimoniales.

Los populares también critican que se reconozca la jurisprudencia federal del Distrito de Puerto Rico que permite a una persona solicitar enmiendas al certificado de nacimiento. Con el nuevo Código, se requiere una autorización judicial y solo se podría hacer una anotación, sin sustituir el dato original del certificado. Con la jurisprudencial federal, la persona interesada solo tiene que completar una solicitud del Departamento de Salud y entregar una licencia de conducir.

Igualmente señalan que se elimina el concepto de la prestación compensatoria, un mecanismo con que una persona que sufre un “desequilibrio económico” tras un divorcio puede solicitar a su expareja una compensación.

“El lenguaje propuesto (en una versión anterior del Código) era razonable e incluía una categoría abierta para que el Tribunal integre otras consideraciones”, reza el escrito de la minoría.


💬Ver 0 comentarios