Wanda Vázquez Garced, derecha, junto a Pedro Pierluisi, en un acto público en 2012. (GFR Media)

La gobernadora Wanda Vázquez Garced acabó con varios meses de incertidumbre al anunciar hoy, lunes, que buscará la candidatura del Partido Nuevo Progresista (PNP) a la gobernación de Puerto Rico.

La exfiscal y extitular de la Oficina de la Procuraduría de la Mujer y del Departamento de Justicia disputará el escaño a la gobernación por el PNP contra el excomisionado residente Pedro Pierluisi en la contienda primarista que se llevará a cabo el 7 de junio de 2020.

Los profesores de derecho, abogados y analistas políticos, Carlos E. Díaz Olivo y Carlos Dalmau Ramírez, resaltaron que la lucha primarista entre Vázquez Garced y Pierluisi será una interesante, pero que será una cuesta empinada para la actual gobernadora dada su poca experiencia en la política y el poco tiempo que tendrá para armar una estructura y conquistar la base de la colectividad que la impulse sobre un rival con vasta experiencia en la política nacional e internacional.

“Yo lo veo cuesta arriba. Va a ser difícil para Wanda Vázquez, pero no imposible”, sostuvo Díaz Olivo.

Dalmau Ramírez resaltó el hecho de que Vázquez Garced, al momento, no cuenta con una base política, la cual ahora intentará construir en poco más de seis meses. Tanto la comisionada residente Jenniffer González como el presidente de la Cámara baja, Carlos "Johnny" Méndez, esbozaron públicamente su apoyo a Pierluisi.

Individualmente no tiene una base política porque es una novata en estas lides. Así que Vázquez Garced depende de unas alianzas con políticos establecidos en el PNP que le provean esa estructura. Se ha comentado que Thomas Rivera Schatz la apoya, al igual que algunos de los alcaldes, y habrá que ver si ese apoyo se da. Si ellos están con ella, ellos proveerían esa estructura, pero en estos momentos ella no tiene esa estructura”, sostuvo Dalmau Ramírez.

El también profesor de derecho subrayó que la carrera primarista entre Vázquez Garced y Pierluisi será una difícil de predecir, pese a que el excomisionado residente ostenta una ventaja en experiencia política.

Si bien es cierto que Pierluisi es el favorito porque salió alante, porque es una figura probada en el PNP, que fue comisionado residente por ocho años, que tiene bagaje político, no podemos olvidar que Vázquez Garced es la gobernadora actual, y eso tiene, en sí mismo, un poder”, enfatizó Dalmau Ramírez.

“Ella puede hacer mensajes que acaparan la atención del país y de la prensa. Tiene la capacidad de movilizar al gobierno para impulsar ciertas cosas y luego decir ‘esto es un anticipo de mi gobernación próxima’. Así que Vázquez Garced no es una candidata novata que no tiene recursos, pues es la gobernadora y eso es lo que hace tan interesante esta carrera”, añadió el letrado.

Por su parte, Díaz Olivo opinó que Vázquez Garced utilizó, en cierta medida, la incertidumbre sobre si oficializaría su candidatura como una especie de indicador para medir el apoyo del público.

“Al haber dicho, inicialmente, que no aspiraría y dar marcha atrás a la decisión, constituía la construcción de una nueva realidad dentro del partido, dentro del gobierno que está manejando y dentro del resto de la opinión pública. La semana pasada, cuando su anuncio ya parecía inminente, fue funesta para Vázquez Garced pues le tiraron con todos los cañones y patinó en algunas cosas. Me imagino que eso la llevó a repensar ciertas cosas. Todos esos elementos estaban presentes y la decisión, de por sí, tampoco es una sencilla de tomar porque no es una persona que toda la vida había pensado en aspirar a una posición”, señaló el también abogado.

Mientras, Dalmau Ramírez esbozó que Vázquez Garced necesitó el tiempo que le tomó anunciar su candidatura para justificar la decisión ante el pueblo puertorriqueño.

“Ella necesitaba ese tiempo para justificar que esto (su postulación a las primarias) venía del pueblo, que era una petición. Se había creado un poco de expectativa, pero los visuales no estaban, así que comenzó a salir y crear visuales con el público para luego poder decir que es que se lo han pedido. Eso, en la mente del pueblo, todavía no estaba fijado. Pienso que utilizó el tiempo hábilmente para crear esa impresión de que el pueblo le ha pedido que corra”, puntualizó Dalmau Ramírez.

Al ser cuestionados sobre si Vázquez Garced ya cuenta con apoyo del público, Dalmau Ramírez contestó que “ella, sin duda, debe haber recibido apoyos de personas que la ven en la calle, pero en la política eso no es científico, no se traduce a que el pueblo lo pidió. Ella sí tiene una visión positiva de que en una circunstancia muy difícil ocupó el cargo y mantuvo el barco a flote. Ahora, de eso a ser exitosa en una primaria es otro juego de pelota”.

Mientras, Díaz Olivo sostuvo que “una de las cosas que distingue a un líder es la persona que toma decisiones con seguridad y aplomo e inspira al resto de la población a seguir esa decisión que tomó. La persona que titubea, que pestañea, no proyecta seguridad y la gente necesita seguridad. La vida es compleja, la política es más compleja aún, el país está sumado en incertidumbre y el público está buscando a esa persona en la que puedan confiar. En ese sentido, el que la gobernadora titubeara sobre si lanzar o no su candidatura no le ayudó”.

“Ahora tiene que establecer que es mejor que Pierluisi, y Pierluisi tiene que hacer lo propio y proyectar ante el electorado del PNP que es quien tiene el dominio, que es el que sabe, que es el que más seguro está, que es el que ante tanta incertidumbre y crisis en Puerto Rico, es la persona que puede guiar al pueblo y que tiene la claridad de saber lo que hay que hacer”, añadió Díaz Olivo.

“Ése es el gran reto para Wanda Vázquez, sobretodo porque acaba de entrar a un baile donde el ritmo, el tiempo, el paso a dar es en extremo complicado y usualmente te toma tiempo de aprender… ella tendrá que improvisarlo en apenas seis meses”, subrayó Díaz Olivo.

Precisamente, Díaz Olivo relató que pasó por una experiencia similar al lanzarse al ruedo político, como una persona desconocida, para el puesto de alcalde de San Juan en las elecciones de 1992.

“Yo participé en el proceso político siendo una personas completamente desconocida, nueva, que entraba a la política. Ese proceso de conocer a los líderes de los barrios, ganarte su confianza, desarrollar una estructura, toman mucho tiempo. Crees que por salir en los medios de comunicación que automáticamente te conocen… sí, te conocen, pero no todos. Es una labor de contacto directo, y en la política aquel líder que te visita, que fue a tu barrio y te escuchó, que se tomó un café en tu casa, desarrolla una alianza personal que es importante e indestructible en la política”, explicó Díaz Olivo.

“Pierluisi lleva mucho tiempo haciendo eso y a Wanda le toca construir todo eso en muy poco tiempo. Es sumamente complicado. La otra manera de sobreponerse a eso es mediante una campaña masiva en medios de comunicación, sobretodo mediante la televisión, pero eso cuesta muchísimo dinero. Estamos en una crisis económica, a las personas que dan dinero los están velando y persiguiendo, algunos han sido objeto de procesamientos criminales y la gente está reacia. Así que otro gran reto para Vázquez Garced no es solamente decir cómo yo llego, sino que una vez que llego es identificar cómo generar los fondos para llevar el mensaje. Si lo logra hacer hay que decirle a Wanda Vázquez usted y tenga”, añadió el letrado.


💬Ver 0 comentarios