Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Clarisa López Ramos, hija única del preso político puertorriqueño Oscar López Rivera, manifestó  que eventos como "32 x Oscar" le "avivan la esperanza" de que su papá será excarcelado próximamente".

"Treinta y dos años son más que suficientes y no hay razón por la cual el presidente (Barack) Obama no le otorgue el indulto presidencial", dijo López Ramos durante su participación en el evento en la Plaza de Armas del Viejo San Juan, que incluyó encarcelamientos simbólicos de diversas personalidades y miembros de la comunidad, tanto allí como en las plazas públicas de Ponce, Arecibo, Caguas y Mayagüez.

La hija del prisionero político, cuya liberación mediante indulto se ha traducido en un clamor de miles de puertorriqueños que han estado en confinamiento simbólico durante una jornada de 48 horas, comentó la angustia de crecer con su padre en la lejanía.

"Mi papá ha tenido que ver mi vida a distancia. Eso ha hecho duro el camino de la vida", reflexionó, al referirse a cómo los padres luchan para asegurarse de que sus hijos transiten por "caminos anchos", pero su reclusión injusta se lo ha impedido.

A media mañana, López Ramos estuvo encerrada por 15 minutos en la celda de aislamiento, una réplica de la prisión en la que vivió su padre por 12 de los 32 años en los que ha estado privado de la libertad y al salir aseguró que "no hay palabras para describir" esa reclusión extrema.

 

La estructura mide 8 pies por 6 pies y cuenta con fotos iguales a las que tiene en su encierro en Estados Unidos. Además, hay un catre, un inodoro y tres libros que el preso político ha leído en prisión.

La hija del prisionero político recordó que su padre "es una persona que fue condecorada con una medalla de bronce por su valor y heroismo en la guerra de Vietnam, una guerra contra un pueblo que no era el suyo, pero cuando luchó por la independencia de su pueblo, entonces fue condenado y aprisionado".

"Solo le pido al Presidente que honre ser recipiente del Premio Nobel de la Paz, que es un abogado constitucional y que honre la Constitución y le otorgue el indulto a mi papá lo antes posible", sostuvo con emoción.

A las expresiones de solidaridad y clamor por la excarcelación de López Rivera se han unido políticos de todas las ideologías, artistas, profesionales, empresarios, estudiantes y líderes cívicos que han entrado por 15 minutos a celdas diseñadas por el artista Nick Quijano.

Se espera que 53 personas se encierren en la celda por espacio de media hora.

Algunas de las personalidades que se han "encarcelado":

René Pérez, del colectivo Calle 13

"Que lo excarcelen. Esto es un abuso. Ya lleva 32 años preso", dijo Pérez minutos antes de entrar a la celda. "Me parece completamente injusto lo que ocurre con Oscar".

Pérez instó a todos los puertorriqueños a unirse a esta jornada por la liberación de López Rivera "para que respeten a Oscar, para que respeten a Puerto Rico y los derechos humanos. Creo que se está diciendo mucho con esta actividad".

El artista opinó que si el movimiento a favor de esta liberación persiste, podría tener frutos positivos a corto plazo.

 "Dependerá de la unidad con la que trabaje el pueblo de Puerto Rico. Hace falta la unidad. No importan los partidos políticos", sentenció al artista que entró a la celda entre aplausos de los presentes.


Aníbal Acevedo Vilá, exgobernador

"Gracias por no rendirte", escribió el tras cumplir un encierro de 15 minutos.

"Uno nunca entrega las cosas por las que cree”.

El exgobernador dijo que intentó leer el libro de la jueza boricua Sonia Sotomayor, pero no pudo lograrlo e imaginó las vicisitudes de Oscar en su largo confinamiento.

Luisa Gándara, representante y esposa de Aníbal Acevedo Vilá

Dijo que pensó en la celda en la angustia de Oscar, "sin espacio en la prisión, sin ver el cielo, los pájaros, el mar y sobre todo a su gente".

Carlos Delgado, expelotero de Grandes Ligas

El exjugador escribió en una pared de la jaula "solo puedo imaginar cuánta fortaleza mental y valentía tienes".

Dijo que al estar en la prisión pensó en la soledad de Oscar, pero en su caso, en su breve encierro, sintió el gran apoyo de la gente por lo que "técnicamente no estás solo", pero esa no ha sido la realidad del preso boricua.

Sandra Zaiter, presentadora de televisión

"Creo que todo ser vivo tiene derecho a estar en libertad y sobre todo si no ha cometido ninguna injusticia", sostuvo Zaiter después de estampar su firma en la pared de la pequeña “cárcel”.

Marta Bras Vilella, viuda del dirigente socialista Juan Mari Bras

“Me llevo conmigo la tranquilidad de saber que hice lo más que pude por ayudar a la excarcelación de un ser humano totalmente inocente”, expresó Bras Vilella.

Bras Vilella estuvo por espacio de 30 minutos con el libro de Miguel Santiago Santana en manos, cuya tesis doctoral habla sobre la vida del Monseñor Antulio Parrilla Bonilla. “Me lo llevé porque en ese libro se ve la lucha de un religioso jesuita, estrictamente adherido a su iglesia, que busca la libertad, la justicia y todo aquello que va en detrimento de la patria”,añadió la mujer.

Atilano Cordero Badillo, empresario

Expresó que leyó unos pasajes de los relatos de López Rivera en su libro, específicamente los que aluden a su encierro en solitaria por 12 años. El empresario destacó que López Rivera fue veterano de la guerra de Vietnam. Destacó que fue condecorado por el Ejército de los Estados Unidos, "pero ahora ese imperio lo tiene encerrado" y nadie tanto tiempo ha cumplido tanto encierro, por lo que se trata de "una injusticia que tiene que terminar".

Filiberto Santiago, exjuez

“Estoy solidario con la causa de Oscar porque considero que con la actividad que se ha organizado se envía un mensaje a Estados Unidos y el mundo a favor de Oscar”.

Magali Carrasquillo, expresidenta del Colegio de Actores

“Para mí es un honor y un privilegio estar aquí, pero también es una vergüenza que un país, bueno, una potencia como Estados Unidos, que supuestamente vigila por la democracia en el mundo, permita un encierro tan prolongado sin que se le haya probado delito alguno. Yo estuve unos minutos de encierro y no es encierro porque yo veía todo a mi alrededor, y esto es nada, una guiñada en comparación de un encierro de 32 años. Hay días que la colonia me duele más que otros y hoy me duele hasta el alma. Esto es un asunto de derechos humanos, punto”.

Carmen Yulín Cruz, alcaldesa de San Juan

Cruz escribió en la pared exterior de una celda gris en la que estuvo encarcelada “Te quiero Oscar".

Cruz se mantuvo reflexiva y compungida en el interior de la celda y pudo tocar a su esposo Alfredo Carrasquillo, quien estuvo confinado en una celda contigua con su pequeña hija Lucía, por espacio de 15 minutos, como parte de la segunda jornada de encarcelamientos simbólicos para insistir en que López Rivera reciba un indulto del presidente estadounidense Barack Obama.

"Es muy fuerte esta privación de la libertad aun cuando uno está acompañado, pero imaginárselo a él 32 años en esa cárcel es duro, en esas limitadas dimensiones. Pude a través de las rejas tocar a mi esposo y a Lucía, pero imaginar esa separación física de su familia reclama un solo grito y es libertad para Oscar ahora. Oscar López es la gran alianza que necesita Puerto Rico para que nos demos cuenta que la exclusión y la injusticia no tienen colores, no tienen credo, no tienen ideas políticas, ni edad".

(Dennis M. Rivera/GFR Media)

Rubén González, obispo de Caguas

El pasado presidente de la conferencia episcopal leyó una carta en apoyo a López Rivera a eso de las 10:30 a.m., hora en que fue arrestado un 29 de mayo de 1981 por su vinculación a grupos independentistas en Chicago.

"La Palabra de Dios nos urge a la solidaridad con cualquier persona que se encuentre en prisión, cuando dice: 'acuérdense de los presos, como si ustedes estuviesen presos por ellos', Hebreos 13:3 y sobretodo, cuando el mismo Jesucristo dice: 'Estuve preso y me fueron a ver ''Mateo 25:36”.

"Al cumplirse un año más, luego de tres décadas de confinamiento por convicciones políticas -uno de los más extensos del mundo- y teniendo en cuenta los 70 años de Oscar López Rivera, reclamados en nombre de Jesús de Nazaret, quien también estuvo preso y fue sentenciado por sedición, a que por razones de justicia, de derechos humanos y de mínima compasión, se libere de una vez y por todas a Oscar López Rivera".

Georgina Borri, actriz

La actriz no pudo contener las lágrimas mientras, desde el interior de la celda simbólica, leyó un monólogo del artista plástico Antonio Martorell dedicado a López Rivera.

"Yo he envejecido en la cárcel porque quería que mi isla sea un jardín... y no el vertedero en el que lo han convertido. Porque luché y lucho desde aquí por hacer que la memoria florezca en el futuro. No sé cuándo saldré de aquí. Pero no se crean. Yo soy un hombre libre. He pagado el precio de la libertad y no me quejo", leía el texto de Martorell en voz de Borri, quien ha trabajado en cine, teatro y televisión puertorriqueña.

"Es una causa justa, él no está convicto por causar daño a nadie".

(Dennis M. Rivera/GFR Media)

María de Lourdes Santiago, senadora del PIP

La senadora leyó en la celda "Días y Noches de Amor y de Guerra de Eduardo Galeano".

"Cuando uno piensa en lo opresivo que puede ser ese pequeño espacio, yo solamente estuve media hora, Oscar lleva 32 años, más que cualquier otro preso político en el planeta. Creo que esto hace que reafirmemos los votos por su libertad, una lucha en la que estamos los puertorriqueños de todas las ideologías”.

Juan Dalmau, excandidato a la gobernación del PIP

Se encerró junto a su hijo, Gabriel Enrique, de nueve años.

"Gabriel siempre me ha acompañado en el proceso de campaña y político. Ya está más grande y una vez tuvo conciencia de que estuve encarcelado por Vieques fue algo que lo impactó. No podía imaginar a su papá en una cárcel. Esto es un elemento educativo, en el caso de Gabriel, para que sepa lo que significa luchar por valores superiores y que en ocasiones hay que sacrificar grandes cosas, como algo tan preciado como la libertad".

(Dennis M. Rivera/GFR Media)

Durante la mañana de hoy también se han "encarcelado" otras figuras conocidas, como la presidenta del Colegio Abogados, Ana Irma Rivera Lassén, el doctor José Vargas Vidot, el senador Antonio Fas Alzamora, el cantante Andy Montañez, la exsenadora del Partido Nuevo Progresista, Norma Burgos, el locutor David Ortiz Angleró y la hija de Oscar López Rivera, Clarissa. Entre los artistas que dijeron “presente”, Tito Auger (miembro de la banda “Fiel a la Vega”) cantó la canción “Al Frente”.

Otro confinado temporero en San Juan fue el sacerdote católico Ángel Darío Carrero, jefe de la orden franciscana en Puerto Rico y el Caribe. Al entrar a la celda, el sacerdote se acostó en el piso en actitud reflexiva y oró.

En Mayagüez la encarcelación simbólica la comenzó la hermana de Oscar, Mercedes López Rivera. Luego continuaron otras personalidades entres estas el excandidato a la gobernación por el Partido Independentista Puertorriqueño, Edwin Irizarry Mora; el exatleta nacional, Wilfredo Maisonave; el alcalde de Hormigueros, Pedro García; Marta Bras Vilella, esposa del fenecido líder nacionalista Juan Mari Bras; el comerciante David Rivera; Edwin Morales, coordinador del PPT en Mayagüez; y el padre Ángel, entre otros.

Otros han manifestado su solidaridad a través de comunicados de prensa, como el gobernador Alejandro García Padilla, el presidente del Senado, Eduardo Bhatia; el excandidato a la comisaría residente Rafael Cox Alomar; la senadora Mari Tere González; el alcalde de Caguas, William Miranda Torres; el reverendo Jorge Raschke; y el cantante Ricky Martin.

López Rivera, de 70 años y natural de San Sebastián del Pepino, fue acusado por cargos de conspiración sediciosa, por sus vínculos con el grupo clandestino Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN). En 1980, fue sentenciado a 78 años de cárcel. De los 32 años que lleva en prisión, ha estado 12 en confinamiento solitario, sin poder tener contacto con su familia.

El septuagenario es el prisionero político puertorriqueño que más tiempo ha estado tras las rejas en los Estados Unidos. En el 2010, fue liberado Carlos Alberto Torres, quien cumplió una sentencia de 30 años de cárcel, también por conspiración sediciosa.

En 1999, López Rivera rechazó un indulto del entonces presidente Bill Clinton en solidaridad con otros presos, como Torres, que no recibieron la oferta. El perdón también implicaba que tenía que cumplir 10 años más en la cárcel.

Cabe señalar que a los 18 años, López Rivera se enlistó en las Fuerzas Armadas estadounidenses y combatió en la guerra de Vietnam, batalla por la que fue condecorado con la Medalla de Bronce.

La excarcelación de López Rivera ha sido apoyada por los congresistas Luis Gutiérrez, Nydia Velázquez y José Serrano, trío demócrata y de sangre puertorriqueña. En el 2010, el comisionado residente Pedro Pierluisi también solicitó la liberación del puertorriqueño.


💬Ver 0 comentarios